"Una oportunidad puede abrir la puerta para todos" dice Jacob Zayas, abogado xalapeño que participa activamente en la política en Veracruz. El joven de 36 años ha encontrado en su talla baja una fortaleza para impulsar acciones en favor de las personas con problemas de crecimiento, para “su raza”, como los identifica a modo de broma.

Su estatura de un metro 28 centímetros le permite ser un foco de atención y la usa para visibilizar y concientizar a los xalapeños de las causas que limitan el crecimiento de las personas pequeñas, pues la desinformación y los mitos sobre la displasia ósea, que tiene más de 300 tipos, son un problema que enfrentan a diario. “Luchamos con la barrera de la ignorancia todos los días”, agrega. 

“Mi condición me da otro aspecto de la vida, tengo que ser más observador; no le llego a las cosas, a veces la gente actúa de mala fe y se aprovechan de uno. A mí me cuesta el subirme a una silla, de chiquito me acuerdo que me regresaba con todo y silla”, cuenta, como anécdota, lo que le implica adaptarse al mundo.

Las personas de talla baja, con una estatura menor a metro 47, no forman parte de los censos poblacionales ni tienen posibilidad de acceder a apoyos gubernamentales, su estatura no se considera una forma de discapacidad, a pesar de que lo es, pues la deformación de sus huesos los limita para realizar algunas actividades.

Jacob considera prioritario visibilizar que la “lotería genética” le toca a uno de cada 4000 niños; desde el embarazo los médicos pueden informar a los padres sobre el padecimiento y concientizarlos de sus necesidades. 

A las personas de talla baja las sobreprotegen o los hacen a un lado, eso les genera problemas de autoestima y los limita a integrarse a la sociedad que a veces no los ve. A diario se enfrentan a la discriminación y las burlas.

El abogado, al igual que otras 200 personas de talla baja en Veracruz se integraron al Consejo Nacional de Personas Pequeñas México, que aglutina a 25 entidades. La agrupación los asesora para impulsar cambios en la ley y generar campañas de información para concientizar a la población de la mutación genética que limita su crecimiento y de las necesidades que les genera su estatura.

Actualmente no hay un censo de personas con problemas óseos, pero se calcula que en Veracruz hay al menos 500 veracruzanos de talla baja. Todos requieren un ambiente amable para desarrollarse en el ámbito escolar y laboral, comenta.

En solo dos años de trabajo el grupo logró que se reconozca la talla baja como una forma de discapacidad; se instituyó el 25 de octubre como el Día de las Personas de Talla Baja; actualmente un zapatero de Naolinco empezó a producir calzado para ellos; y buscarán crear un voluntariado para informar sobre las causas que limitan su crecimiento.

¿Quién es Jacob Zayas?

Jacob se describe como un xalapeño trabajador. Desde adolescente empezó a trabajar como vendedor, le gusta ahorrar. Su papá lo abandonó y eso lo llevó a buscar una forma de apoyar a su mamá. Al no quedar en la Universidad Veracruzana (UV) decidió estudiar en una escuela de paga en horario sabatino, tenía que trabajar de lunes a viernes para cubrir las cuotas de la carrera.

Vivió en la Reserva Territorial, una colonia de la periferia de Xalapa, pero era complicado trasladarse y estudiar, pues al ser una zona irregular no tenían luz, ni servicios básicos.

El joven trabajó en el Diario de Xalapa, primero como office boy, después como fotógrafo; fue asistente del exdiputado local Héctor Yunes Landa y Director de la Juventud del Ayuntamiento de Xalapa, en la administración de Américo Zúñiga.

Actualmente trabaja en la Cámara local, y forma parte del Consejo Nacional de Personas Pequeñas México, agrupación que asesora y lo apoya para impulsar acciones en favor de las personas de talla baja.

Al terminar su carrera, el diputado federal Héctor Yunes le ofreció empleo como secretario privado, “y privado de la libertad también, ese hombre no para. Es un gran político y fue el primero que me dio la oportunidad de aprender de la política”, cuenta en medio de risas.

Después se sumó a la campaña del exalcalde de Xalapa, Américo Zúñiga, “fue donde conocí toda la ciudad. Se gana el proyecto (político) y empecé a conocer el tema de los jóvenes. Nos fue muy bien, ahí se da el acercamiento con una persona de talla baja”.

La AC abre puertas a personas de talla baja

La propuesta para incorporarse a la agrupación nacional se la hizo David Montiel, un deportista xalapeño que ha roto récords que personas normales no han logrado. El trabajo que hacían podría marcar la diferencia en Veracruz, y determinó sumarse.

“Son 25 estados, tienen varios años de trabajo. Me platican y me llamó mucho la atención; pensé si estoy trabajando para los xalapeños, ahora voy a trabajar para los de mi raza, espero que no me lo tomen a mal (por llamarlos así). Yo sufrí lo que están sufriendo ellos, yo tuve la suerte de tener a una mamá muy especial y fuerte, y dije por qué no, los voy a apoyar”.

Al principio, comenta, se reunieron 20 personas de talla baja y empezaron a realizar trabajo de campo. Primero para identificar a los capitalinos, luego empezaron a recorrer otros municipios para lograr una estadística de personas pequeñas. En Xalapa hay 35 personas de talla baja, el 70 por ciento no tiene estudios ni trabajo.

Este viernes 6 de noviembre se presentó el calzado artesanal para personas de talla baja. Un productor de Naolinco los apoyó para sacar la primera línea de calzado a nivel nacional; su condición física los obliga a usar zapatos anchos y con el empeine alto, “tenemos pie de tamal”.

Para lograr un diseño útil para las personas de talla baja se tomaron medidas promedio y ya hay personas de otras entidades que han preguntado si hay envíos, pues es muy difícil el poder encontrar un zapato cómodo.

Por lo regular deben comprar en el área de niños, y en ocasiones los encargados no les hacen caso, y hasta se burlan de verlos en esa sección.

La agrupación está buscando hacer convenios con algunas zapaterías de la ciudad para que puedan mostrar el producto, y de esa manera aumentar la producción en la región.

También están buscando un convenio con alguna tienda departamental para que cuando compren ropa, los puedan ayudar con arreglos, pues todas las prendas las deben adecuar a su tamaño lo que implica un doble gasto, “mucha gente va al día o no tiene una fuente de ingreso”.
 
Actualmente están buscando el apoyo del sector empresarial para que pueden incorporarlos al sector productivo, pues una persona de talla baja es publicidad gratuita, llaman la atención y se celebra que ese comercio es incluyente.

En este momento el Ayuntamiento de Xalapa ofreció empleo para personas de talla baja para el cobro del impuesto predial; ya se están enviando documentos de potenciales candidatos, “sólo queremos que nos den la oportunidad, porque a veces no hay ni eso”.

Tiene potencial político 

El abogado hace mención que algunos partidos políticos se han acercado para buscar abanderarlo como potencial candidato en la elección del 2021, y no está cerrado a la posibilidad, sin embargo, es prematuro hablar del tema.

“Si llega un trabajo que te va a fortalecer, te va a abrir puertas y que te va a abrir micrófonos, no sólo para apoyar a los tuyos, porque no. Y más si cubres el perfil, yo creo que lo pensaríamos y levantaríamos la mano en su momento”. 

Un tema que se quiere impulsar en breve es buscar que las instalaciones educativas, y laborales se adecúen a las personas de talla baja, pues las construcciones son estándar para personas de un metro 60; eso obliga a legislar desde la Cámara local.