Orizaba, Ver.- Por tercera ocasión, trabajadores sindicalizados de la Jurisdicción Sanitaria número 7 de Orizaba se manifestaron en demanda de la remoción del jefe de la dependencia, Baruch Alanís García.

Al dirigirse a los trabajadores, los dirigentes sindicales mencionaron que, a pesar de los llamados que han hecho para que respeten los derechos del personal, a la fecha les han enviado 60 órdenes para que se regresen a su centro de adscripción, cerca de 20 trabajadores han aceptado para no tener más problemas.

Señalaron que hay otras irregularidades que han ocurrido, ante lo cual lo que se exige es que se respeten las condiciones generales de trabajo.

Además, acusaron que nunca hay recursos para nada, por lo que las clínicas "se están cayendo a pedazos", con humedad y cuarteaduras en paredes.

"Dan pena las unidades que nosotros tenemos, pero entonces viene una certificación y ahí si corren todos a componer la clínica para que parezca que está todo en orden y no falta nada".

Destacaron que el jefe de la Jurisdicción Sanitaria es una persona que no se presta al diálogo.

A pesar que ya han hablado con él del tema de cambio de las adscripciones, la demanda de que se destituya a la subjefa María del Carmen Romero por su nepotismo, los problemas y carencias que hay, pero no hace caso.

Agregaron que los ciudadanos saben que no hay medicamentos, y los que hay no son los que la población necesita

Enumeraron que siguen sin pagarse gastos de caminos y hay un exceso de carga de trabajo sin que haya siquiera alguna compensación, pues les cargan a ellos todo, hasta el traslado de las vacunas y todo el papeleo.

Por todo ello, demandaron que se destituya la jefe de la dependencia al ser una persona incapaz y llegue una persona que se preste al diálogo.