Coatzacoalcos, Ver.- Desde hace 20 años Ricardo Rivera y su familia llegan a Coatzacoalcos para comercializar pinos navideños naturales, y en este 2020 la pandemia del covid-19 no los detuvo, pero sí los obligó a reducir la cantidad de árboles que normalmente venden a los habitantes de la región.

Procedentes de Orizaba, Veracruz, al llegar diciembre se instalan sobre el camellón central de la avenida Independencia cerca del malecón costero, donde ofrecen sus productos al público en general.

“Este año sí cambió la situación, ya llegamos un poco más tarde porque no sabíamos si se iba a vender, pero si se está vendiendo un poco, trajimos solo 500 árboles porque antes traíamos unos mil, pero pues sabemos cómo está la situación por la pandemia y no queríamos que nos quedarán muchos árboles”, afirmó.

La familia Rivera se ha dedicado por años a la siembra y venta de árboles, flores y productos ornamentales en todo el país, actividad que también ha sido impactada por la contingencia sanitaria.

“Normalmente vendemos en la Ciudad de México flores y en otras partes del país durante todo el año, peros las ventas estuvieron bajas desde que comenzó esto de la pandemia, por eso esperamos que con los pinos nos recuperemos”, insiste el comerciante.

Este año no subieron de precio

Además de la pandemia, Ricardo asegura que este año se enfrentan a los vientos y lluvias que han generado los últimos frentes fríos en Coatzacoalcos y que ya le costaron al menos 3 árboles de navidad que resultaron dañados.

Por eso Ricardo optó por no desatarlos y así mantenerlos parados en filas, protegiéndose unos a otros.

Por suerte para los clientes, este año los precios de los árboles navideños no subieron y oscilan entre 250 y 800 según el tipo y tamaño.

“Hay desde 250 que son los pequeños como de un metro de alto y hasta 800 los grandes, aunque no trajimos muchos grandes, hay más de 450 o 350 que son los medianos y son los que más se venden”, explicó Ricardo.

Algunos habitantes de la región ya son sus clientes y esperan a que se instalen para adquirir sus pinos navideños, aún cuando vengan desde Nanchital, como la señora Verónica González.

“Cada año vengo y les compro porque me gustan cómo se ven los pinos, están frescos y muy bonito; los precios los veo accesibles como el año pasado y me llevó uno mediano de 450”, expresó.

Es necesario algunos cuidados

Si usted compra un pino natural, es necesario que tome en cuenta algunas recomendaciones para conservarlo durante las fiestas decembrinas y no se marchite o seque.

Celina Rivera, hermana de Ricardo, se encarga de dar algunos consejos y emite algunas recomendaciones a sus clientes que los visitan.

“Primero tienen que ponerlos en un lugar lejos del sol, que no les de directo; los tienen que regar todos los días con agua fría, porque como les ponen las luces se secan rápido por eso ponerles agua fría o hielo, como un litro o litro y medio de agua todos los días una vez”, detalló.

También aconseja mantenerlos en lugares frescos y no dejarlos al alcance de las mascotas, ya que pueden dañarlos o causar un cortocircuito si muerden los cables de las luces que lo adornan. De esta manera podrá tener un buen pino de navidad.

Los comerciantes de Orizaba, estarán en Coatzacoalcos hasta el 20 de diciembre, con la esperanza de llevarse algunas ganancias que le permitan tener un buen cierre de año 2020.