​Para Eliseo García García, la pérdida de su hijo Fabián a sus 14 años, fue un golpe tan fuerte que aún no asimila la situación, pues aún a ocho días de los hechos y seis de haberlo perdido, la pena no le permite pensar claro, simplemente no puede.

Fabián Alonso Linares fue uno de los menores que perdió la vida por el accidente ocurrido el pasado 28 de noviembre en la avenida 20 de Noviembre, al altura del “Campesino”, donde impactaron a otra moto y luego de algunas horas, dejó de existir.

Sin embargo, su padre asegura que las deudas que contrajeron para intentar salvarle la vida ahí están, como un reproche a su consciencia, que inunda su hogar y no lo deja por un momento.

A unos cuantos metros de su domicilio, bebe junto a unos amigos y pide al cielo que la pesadilla que vive sea sólo una cruel broma.

“No tenemos nada, nada. Las deudas ahí están, estamos endeudados y no tenemos más que lo que nos acompaña a diario, mi niño no está, nadie nos apoya”, dice entre palabras cortadas, a lo que sus compañeros de penas asienten.

García García, asegura que el Gobierno Municipal les apoyó con el féretro y el lugar del entierro, pues ellos son personas de escasos recursos y no tienen la solvencia como para sufragar los gastos de un funeral.

Sin embargo, señala que los gastos por los medicamentos, hospitalización y otros recursos que desembolsaron a base de préstamos con vecinos y conocidos aún tienen que pagarse.

Sin ganas  y con el rostro inexpresivo, indica que ahora solamente “toca caminar”, pues el trabajo diario no espera, aunque admite que desde que Fabián murió, el alcohol ha sido el único anestésico para salir de la realidad y negar la pérdida.

Sus amigos le indican que no es la solución, pero aseguran que no es fácil salir adelante y menos, cuando un menor pierde la vida a tan corta edad, por lo que solamente le acompañan para tenderle una mano cada vez que la necesita.

Por las lesiones que sufrió, Fabián Alonso ya no pudo recuperarse, pese a que personal médico de la institución hizo todo lo posible por salvarlo. 

Valentina Alonso Linares, madre del joven fallecido, pidió el apoyo de la ciudadanía con lo que gusten ayudarla en estos difíciles momentos, ya que son de escasos recursos, se dedican a la pepena de basura reciclable en el basurero municipal y viven en la calle Reynosa de la colonia Solidaridad. El número telefónico donde puedan contactarla es el 9231217483. ​​​

Presencia MX / E-Consulta Veracruz