​La Fiscalía General del Estado (FGE) abrió una carpeta de investigación para averiguar quién está detrás de los fraudes que se están registrando en la sucursal Santander de Las Choapas, ya que han tramitado y cobrado cantidades que van de los 60 hasta los 300 mil pesos a nombre de cuentahabientes, sin que éstos lo hayan solicitado ni recibido el efectivo, pero terminarán el año bastante endeudados.

Al menos cinco de los agraviados, son trabajadores del Sindicato Único de Empleados Municipales (SUEM), confirmó este martes el dirigente sindical, Félix Hernández Matián, quien envió un oficio de queja a la gerencia de Santander para que se esclarezca esta situación, porque está dañando gravemente el patrimonio de sus agremiados, incluso generándoles problemas de salud, ante la preocupación de fuertes deudas.

Esta situación, no sólo se ha presentado en empleados del Ayuntamiento, también está el caso de un trabajador de la Comisión de Agua del Estado de Veracruz (CAEV), sistema Las Choapas, mientras que, a cuentahabientes particulares, extrañamente les han vaciado sus cuentas, sin que se les reintegre el efectivo.

En el caso de una de las trabajadoras sindicalizadas del Ayuntamiento, explicó que se percató del crédito de más de 240 mil pesos, porque automáticamente el mismo banco le “jaló” un recurso que ella tenía en su tarjeta como primer pago, por lo que al presentarse al banco a preguntar, le notificaron que había tramitado y recibido dicho préstamo.

“Esto me sorprendió bastante, porque yo no hice ninguna solicitud ni cobré nada, es más, ese dinero nunca se vio reflejado en mi estado de cuenta, pero sale que adeudo más de 240 mil pesos, prácticamente lo que hicieron fue como una transferencia”, explicó la trabajadora municipal a E-Consulta.

Raúl V. V., trabajador sindicalizado del área de Patrimonio del Estado, es uno de los más agraviados, a él le está cobrando el banco un préstamo de 300 mil pesos, dinero que jamás pidió ni mucho menos recibió. Esta situación lo ha puesto en serios aprietos y preocupaciones, pues es una cantidad que considera sumamente elevada.

“Cómo es posible que un trabajador con un salario de 4 o 5 mil pesos vaya a pedir un préstamo de 300 mil pesos, o sea, no le alcanza para tal cantidad, pero alguien lo hizo y lo cobró”, explicó el dirigente del SUEM, Félix Hernández Matián.

Manifestó que, a raíz de lo que está pasando, mandó un escrito con fecha del 09 de noviembre a la gerencia de Santander, planteándole que varios compañeros han sido víctimas de fraude a través de la banca móvil, la cual ni siquiera utilizan sus agremiados, por lo que le pide el pronto esclarecimiento, pero ante la omisión y negligencia de dicha institución bancaria, se tuvo que recurrir a la Fiscalía General del Estado para presentar una denuncia penal.

“Es una situación muy grave, los compañeros están bastante preocupados, porque nunca recibieron el dinero y el banco se los está cobrando; mientras, ya cancelaron sus cuentas porque no es justo que en cada quincena les vayan a descontar algo que ni tramitaron ni recibieron”, explicó Hernández Matián, quien señaló que, el sindicato a través de su área jurídica brindará el respaldo a los agremiados afectados.

Carlos Mario N., es otro empleado sindicalizado, a quien le birlaron de su cuenta la cantidad de 18 mil pesos. Él se dio cuenta porque acudió a una tienda en Coatzacoalcos y cuando llegó a la caja, intentó pagar con su tarjeta y le notificaron que estaba en cero.

“Cómo va a estar en ceros señorita si tengo 18 mil pesos, ‘le dije a la muchacha’ y me contestó no señor, verifíquelo usted mismo”, explicó el afectado. Cuando acudió al banco Santander, le informaron que efectivamente estaba en ceros, porque se hicieron compras diversas con dicha tarjeta.

“Es ilógico, si esta tarjeta nadie la usa, es mía, y nadie ha hecho compras. Esos 18 mil pesos yo los verifiqué un día antes y estaban en mi cuenta, y resulta que después ya habían desaparecido. Santander no se responsabiliza de nada”, detalló.

Los empleados sindicalizados acudieron el pasado fin de semana al banco Santander, ubicado en la avenida 20 de Noviembre, en pleno centro de la ciudad, para pedir una explicación y que se aclare todo, pero la gerencia les dijo que posiblemente son hacker los que están realizando ese fraude.

“Entonces cuál es la seguridad de nuestro capital en ese banco. Cómo van a ser los hacker, son ellos mismos quienes nos están defraudando, robando y metiéndonos en problemas”, dijo otra de las afectadas por dicha institución bancaria.