Orizaba, Ver.- Un grupo de pasantes del IMSS se manifestaron en demanda de que les permitan concluir su servicio en el Hospital General de Zona número 8, ya que fueron avisados de que serán enviados a rancherías, por lo que temen por su seguridad, ya que es en esos lugares donde se dan secuestros y asesinatos.

Explicaron que son pasantes que han estado en el HGZ8 y tenían un acuerdo con los delegados de que su servicio social sería en el nosocomio mencionado, pero las doctoras Darica Riestre, coordinadora de Salud en Veracruz Sur, y Yazmín Hernández, coordinadora clínica de Educación e Investigación en Salud, les indicaron el miércoles que tenían que presentarse ya en las clínicas, siendo que esos lugares están aislados y hay mucha violencia.

Señalaron que por otros compañeros pasantes saben que hasta secuestros ha habido, por lo que ya habían hecho un acuerdo para no irse a esos lugares en donde hay un alto índice de violencia.

Indicaron que en el tiempo que han realizado su servicio han recibido intimidación y los han hecho firmar documentos, además de que les han negado la aplicación de la vacuna contra el COVID-19, sin embargo señalan que el personal de oficinas que no están en contacto con los pacientes ya fueron vacunados. 

Mencionaron que para ellos no hay ninguna consideración, por lo que han intentado hablar con las coordinadoras para hacerles saber que algunos son jefes de familia y otros ya van a ser padres.

Comentaron que hay compañeros que perdieron a sus padres por el COVID-19 y los mil pesos a la quincena que les dan no les permiten solventar sus gastos.

Comentaron que hay compañeros que están en una clínica de Minatitlán que está alejada de la ciudad, pero al decirle eso a las encargadas les responden que pidan un préstamo o le hagan como quieran.

Mencionaron que el acuerdo para quedarse a hacer su servicio en el HGZ8  fue verbal, pero ahora que ya no los necesitan los mandan lejos.

Comentaron que tienen 7 meses laborando en el HGZ8, les faltan 5 meses para terminar por lo que piden que los dejen concluir sin ser reubicados, ya que muchos rentan y tienen a sus familias.

Tras dialogar con un directivo en la delegación Veracruz Sur, los internos acordaron esperar a una solución.