El tiempo para definir a los precandidatos a la alcaldía de Xalapa se agota en medio de divisiones graves por parte de los dos partidos políticos con mayor posibilidad de obtener altas votaciones: el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y el Partido Acción Nacional (PAN), institutos cuyos desacuerdos beneficiarían a dos expriistas que ya fungieron como presidentes municipales.

A la fecha los partidos de izquierda y derecha, opuestos en su concepción de la democracia, la vida pública y la forma en la que se debe llevar las riendas de un gobierno, exhiben discrepancias que les impiden concretar un candidato para los comicios del 06 de junio.

En el caso del PAN, se ha descartado inicialmente la alianza con el PRD y el PRI, augurando una elección perdida en la capital del Estado en caso de competir solos. Al menos 650 militantes del albiazul piden a la dirigencia nacional y estatal un candidato externo postulado por la coalición “Veracruz, Va”, la carta más fuerte es el expresidente municipal del PRI, David Velasco Chedraui.

Asimismo, en MORENA ni siquiera se ha definido quién funge como dirigente estatal. Un vasto sector del partido en el poder desconoció la alianza con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el PT “Juntos hacemos historia”.

A ello se agrega que no hay, a la fecha, una convocatoria interna para la inscripción de los perfiles que competirán por un puesto de elección popular. En medio de la desorganización, las exaspirantes y actuales diputadas locales Rosalinda Galindo Silva, Ana Miriam Ferráez Centeno y la legisladora federal, Dorheny García Cayetano, “invitaron” al también exalcalde priísta y actual Senador de Morena, Ricardo Ahued, a aceptar la candidatura y buscar nuevamente la presidencia municipal.

El presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, Juan Javier Gómez Cazarín, acompañó a las diputadas en su declinación, sin embargo, hasta la fecha Ricardo Ahued sigue sin confirmar su intención, luego de afirmar que en su momento dará a conocer si competirá o no.

MORENA, SIN RUMBO

Bastaron dos años para que en MORENA salieran a relucir los intereses de grupo por encima de los intereses colectivos de quienes, en la elección de 2018, le dieran a este partido una votación histórica a nivel nacional y en Veracruz. De hecho, en 2017 el alcalde Hipólito Rodríguez Herrero se convirtió en el primer munícipe morenista en gobernar una capital estatal.

En ese contexto, para el caso de la entidad veracruzana, dos personajes que se autoproclaman dirigentes estatales han tomado decisiones públicas que sólo han evidenciado fracturas que podrían repercutir en la conservación de la mayoría en el Congreso y arriesgan el triunfo en una cantidad considerable de presidencias municipales.

Se trata de Esteban Ramírez Zepeta y Gonzalo Vicencio Flores. De grupos políticos distintos, se han confrontado públicamente, desconociendo uno el actuar del otro. El caso más reciente fue el del registro de la alianza Morena-PT-Verde “Juntos hacemos historia”.

Apenas el pasado 29 de enero, los partidos políticos registraron ante el Organismo Público Local Electoral (OPLE) las alianzas con miras a la elección del 6 de junio. En el caso de MORENA, nuevamente se alió con el Partido del Trabajo, como en la elección pasada, pero en este caso se incluyó también al Verde Ecologista.

Al respecto, Ramírez Zepeta, quien se asume como representante del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de MORENA en Veracruz, afirmó que la operación político-electoral que involucre a la alianza “Juntos hacemos historia”, estará a su cargo.

Los términos en los que fue creada la unión, que en el mejor de los casos es parcial, deja fuera a Gonzalo Vicencio Flores, a quien se le relegan funciones dentro del contexto electoral.

Esteban Ramírez es del equipo político del gobernador Cuitláhuac García Jiménez y en su momento se acusó al propio Ejecutivo de utilizar recursos públicos para la campaña en busca de la dirigencia estatal, que finalmente quedó aplazada para después de elecciones.

Y aunque afirmó que es un enviado directo del CEN con facultades propias para la operación política, apenas unas horas después de afirmar lo anterior, Gonzalo Vicencio, Secretario General del Partido en funciones de dirigente estatal, desconoció la alianza.

Vicencio Flores afirmó que Esteban Ramírez no tiene facultades para entablar negociaciones y menos consignar una coalición con dirigentes partidistas, aunque en el momento del registro Ramírez Zepeta afirmó que el acuerdo de la alianza se signó desde las dirigencias nacionales.

Incluso, desconoció también las facultades de Mario Delgado en Veracruz, señalando que no existió ninguna comunicación oficial con la dirigencia estatal para hacer saber, por un lado, del registro de la alianza y por otro, las facultades de Esteban Ramírez.

Pero el desacuerdo público no quedó en palabras. Más tarde, Gonzalo Vicencio presentó un escrito ante el OPLE donde presentó un recurso de apelación de la coalición, además de exigir que se le exhiban todos los documentos en los que conste la personalidad que ostenta el excolaborador del gobernador.

A la fecha no existe una convocatoria oficial de MORENA en Veracruz para el registro de quienes aspiran ser los abanderados en los cargos de elección popular, aunque en el caso de municipios como Coatzacoalcos, algunos ediles han pedido licencia para competir por otros puestos.

Caso similar ha ocurrido en el Congreso, donde en las últimas semanas algunos legisladores morenistas ya se han separado de sus encargos, con miras a participar en el proceso electoral en desarrollo.

En el caso de Xalapa, tres diputados locales y una federal, cerraron filas públicamente a favor de Ricardo Ahued Bardahuil, expresidente municipal y exdiputado local priísta, frenando así intenciones de otros legisladores como Ana Miriam Ferráez Centeno o Rosalinda Galindo Silva, quienes en su momento fueron barajadas para buscar ese encargo.

Ricardo Ahued ya fue presidente municipal de Xalapa durante el periodo 2005-2007, postulado por el Revolucionario Institucional. El también empresario, ha ocupado puestos en el Congreso del Estado y la Cámara de Diputados gracias al PRI, aunque nunca se afilió al partido. 

Pese a que durante su paso como diputado local se confrontó contra el entonces gobernador Javier Duarte de Ochoa, por diversas decisiones que involucraban recursos públicos, Ahued aprobó prácticamente todas las cuentas públicas que le correspondió revisar, salvo la última (2014), donde se abstuvo de votar.

Ahued se alejó del PRI durante el 2017, para contender por la senaduría de la mano de MORENA, donde finalmente logró el triunfo. Luego fungió como Director de Aduanas -de mayo del 2019 a abril del 2020- a invitación expresa del presidente Andrés Manuel López Obrador, para posteriormente volver a su curul en el Senado, en medio de diversos rumores de su intempestiva salida del gabinete. 

Sus referencias como presidente municipal entre la población xalapeña lo ubican como la única opción viable de MORENA para conservar la alcaldía, tras la criticada gestión de Hipólito Rodríguez Herrero

PANISTAS SUPLICAN ALIANZA

Mientras en MORENA la pugna es entre los dos dirigentes, en el panismo veracruzano es entre el presidente estatal y los propios militantes, quienes auguran desde ahora una clara derrota si no se amplía el alcance de la alianza con el PRI y el PRD.

La coalición del PAN con ambos partidos incluye a los 30 distritos electorales, pero solo a poco más de 70 de los 212 municipios veracruzanos y deja fuera a ciudades importantes como Boca del Río y Xalapa, lo que es considerado como “suicida”.

Precisamente para el caso de Xalapa se han manejado diversos nombres como el de Sergio Hernández Hernández, actualmente diputado con licencia y el exalcalde priista David Velasco Chedraui, como posibles precandidatos.

Aunque también en su momento apareció el nombre de Omar Miranda Romero, actual coordinador de los diputados locales en el Congreso del Estado, fue este quien profetizó otra derrota del PAN en las urnas.

Si bien, Omar Miranda recordó que Acción Nacional nunca ha alcanzado la votación necesaria para quedarse con ese puesto, ello no ocurrirá en tanto no se concrete la alianza, con la que, indicó, podría ser también el posible abanderado.

Tampoco descartó que pudiera ser un candidato externo el que compita por este cargo, pues en su opinión el abanderado debe ser definido por una encuesta seria y aquel que tenga menos negativos encabezar un proyecto que saque a MORENA del palacio municipal xalapeño.

Apenas cuatro días después de anunciar oficialmente el registro de la coalición “Veracruz Va” el legislador en funciones junto a exdiputados, consejeros, capacitadores, así como exregidores y un exsecretario general del PAN, pidieron al líder estatal, Joaquín Guzmán y a la dirigencia nacional, que la capital del Estado se incluya en la alianza parcial, pues en caso de no hacerlo, sería una decisión “suicida”.

Este lunes afirmaron que tienen más de 650 firmas de militantes panistas xalapeños de un total de mil 300 con esta petición, avaladas con fotografías, para que se incluya a Xalapa en la alianza y que se elija al mejor candidato.

Miranda Romero afirmó que “es momento de dejar a un lado los temas personales y sólo de ambición”, acusando al mismo tiempo que otro aspirante -Sergio Hernández-, presentó firmas apócrifas que avalan  su designación como el abanderado albiazul, sin necesidad de coaliciones, lo que en los hechos mantendría al PAN en una clara incompetencia en el proceso en desarrollo.

Cabe recordar que en las últimas semanas el expresidente municipal de Xalapa, David Velasco Chedraui, quien es militante del PRI, reconoció que ha sido buscado por diferentes partidos políticos y es mencionado como el posible abanderado de la alianza PAN-PRI-PRD si se compite con la coalición.

De esta forma, el próximo 14 de febrero se llevarán a cabo las asambleas estatales del PAN, donde se han de definir los candidatos de este partido por medio del voto de los militantes activos y debidamente registrados.

PLAZO VENCE EN MARZO

Independientemente de la manera en la que se lleven a cabo los procesos internos de selección de candidatos, el Organismo Público Local Electoral (OPLE) ha establecido como fecha límite el 28 de marzo para que todos los partidos cuenten con sus respectivos abanderados.

No obstante, las precampañas al interior de los propios institutos políticos para quienes buscan una diputación o un puesto como edil, culminan el próximo 16 de febrero, sin que hasta el momento haya algo definitivo en los partidos.

Posteriormente, el OPLE aprobará los registros de los aspirantes a los ayuntamientos el próximo 3 de mayo.