Veracruz, Ver.- Los cuerpos de cinco de las víctimas localizadas en el predio La Gallera, en el municipio de municipio de Tihuatlán, en la zona norte del estado de Veracruz, fueron entregados a sus familiares, después de cuatro años de ser localizados en fosas clandestinas.

La identificación de los restos se logró a través de diversos estudios forenses realizados por la Fiscalía Especializada para la Atención de Denuncias por Personas Desaparecidas.

Sin embargo, antes de que autoridades estatales dieran atención al caso, colectivos de búsqueda de personas desaparecidas, principalmente del Colectivo María Herrera de Poza Rica, lucharon desde el 2017 para exigir atención al caso.

E-Consulta documentó, en el reportaje Encuentran más restos humanos en fosas clandestinas de La Gallera, la negligencia y omisión que la Brigada Nacional de Búsqueda exhibió de parte de la Fiscalía General del Estado (FGE), entonces a cargo de Jorge Winckler Ortiz y hoy prófugo de la justicia, en las investigaciones por el hallazgo de restos humanos en La Gallera.

En aquel momento (mayo del 2017), los colectivos de búsqueda de personas desaparecidas encontraron múltiples restos óseos e indicios de que La Gallera era utilizado como un centro de exterminio de personas que fueron privadas de la libertad.

En el lugar se encontraron restos humanos que la FGE dejó en el sitio que ya había procesado, así como ropa, zapatos y cenizas de quemadores de fabricación casera que probablemente eran utilizados para incinerar a las víctimas.

Tres meses antes del hallazgo, en febrero del 2017, la FGE había dado por concluida las investigaciones en el sitio; Jorge Winckler Ortiz desestimó el hallazgo de la Brigada Nacional de Búsqueda pese a las pruebas exihibidas.

Para este jueves 4 de febrero, la FGE realizó la notificación a los familiares de las cinco víctimas identificadas que fueron localizadas en La Gallera.

La fiscal Verónica Hernández Giadáns explicó que en el caso se realizaron diligencias de manera multidisciplinarias, que consistieron en pruebas de perfil genético, trabajos de odontología y antropología de restos humanos.

Hernández Giadáns afirmó que la entrega de los restos de las cinco victimas identificadas es un acto de justicia, por lo que continúan las diligencias para la identificación de restos hallados en este y otros sitios donde se hallaron fosas clandestinas.