En la conferencia del 4 de junio, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud. En ese momento, pensar que tantas personas fallecieran parecía inconcebible, pero la realidad rebasó todas las estimaciones y hoy esa cifra se superó por 100 mil decesos. ¿Cómo pasamos de catastrófico a funesto?

La Secretaría de Salud informó que este martes alcanzamos las 161 mil 240 muertes por coronavirus, 1,707 más que ayer. Los casos estimados son 2 millones 082 mil 399, mientras que hay 161 mil 240 casos activos estimados.

El 18 de marzo se reportó la primera muerte por covid-19, un hombre que fue atendido en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias. Desde entonces, el promedio diario de decesos por el virus Sars-CoV2 fue de 500 mexicanos, es decir, 20 cada hora.

Sin embargo, la propagación del virus no ha sido igual durante estos meses de pandemia. Enero fue el más letal hasta ahora, con 32 mil 729 decesos, con lo que superó a diciembre, cuando hubo 19 mil 867 y a julio, que con 18 mil 919 defunciones había sido el mes más alto en la primera ola de contagios.

Así fallaron las estimaciones que hizo el subsecretario López-Gatell. La tarde del 4 de junio se reportaron 12 mil 545 decesos, una cifra muy lejana a la que vemos actualmente.

En aquella conferencia explicó que en la segunda semana de febrero hicieron la primera estimación de la carga esperada de la enfermedad con base en la información que mostraba Wuhan, China.

“Tuvimos un conjunto de números que presentó el doctor López Ridaura en una ocasión aquí cuando habló del proceso de escalamiento hospitalario y la procuración de insumos, el mínimo era 6 mil, otro escenario era 8 mil, otro era 12 mil 500, que lo presentamos en una conferencia de prensa el 27 de febrero, allá en Lieja, en la Secretaría de Salud, y teníamos así hasta 28 mil, que se redondea a los 30 mil, incluso un escenario muy catastrófico que pudiera llegar a 60 mil. ¿Cuál de ellos es el real? La respuesta es: todos pueden ser reales en distintas condiciones”, expresó López-Gatell hace ocho meses.

En julio, el subsecretario declaró a la BBC que en México no se vieron escenas dramáticas como las que se vivieron en Europa durante la primera oleada de contagios. Habló muy pronto, porque durante diciembre y enero los hospitales se vieron saturados y muchas personas murieron en su casa, ante la imposibilidad de contar con una ambulancia o una cama de hospital.

 

LÓPEZ-GATELL REPARTE CULPAS

Ese miércoles 3 de febrero, al señalar en su conferencia diaria que en las semanas anteriores se llegaron a tener máximos diarios de mil 200 defunciones, que ahora disminuyeron un promedio de 465, el subsecretario dijo que hay que mantener las medidas de prevención que forman parte de la estrategia y señaló que la responsabilidad recae en los gobiernos estatales y municipales. 

"¿Quién es responsable? Aquí a veces de pregunta. Todas, todos, cada persona es responsable de cumplir estas medidas, son las mismas recomendaciones que se dan en todo el mundo, son las que están disponibles, además de, afortunadamente ya el mecanismo de protección específica que representan las vacunas”. 

López-Gatell dijo:

 

“Quién más es responsable, los gobiernos de los estados, son autoridad sanitaria, las decisiones administrativas de que se cierren los restaurantes, hoteles, los gimnasios, los parques, las empresas no esenciales, son responsabilidades estatales y también es responsabilidad de los gobiernos municipales, porque los espacios públicos, parques, jardines, incluso los cementerios, son responsabilidad de los municipios”.

 

PROYECTAN CASI 200 MIL MUERTES PARA EL 1 DE MAYO

Para el 1 de mayo, México tendrá 197 mil 707 decesos por covid-19, de acuerdo con las estimaciones del Instituto de Métricas y Evaluación de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, siempre y cuando aumente la vacunación en los siguientes 90 días y se controle la dispersión de las nuevas variantes del virus.

En el “peor de los casos” la cifra podría aumentar a 201 mil 684 si no se siguen las medidas de prevención como el uso del cubrebocas y aumenta la movilidad de personas.

Especialistas aseguran que las fallas en la estrategia son las que han llevado al país a tener más de 160 mil muertes. Las más importante es no aplicar más pruebas y hacer seguimiento de contactos, ya que así se habrían roto las cadenas de contagio.

 

LA RESISTENCIA AL CAMBIO EN LA ESTRATEGIA

Xavier Tello, analista y consultor en políticas en salud, declaró previamente a La Silla Rota que las fallas se agudizaron y llevaron a acelerar las muertes durante enero. Es como tirar las fichas de dominó, tienes una junto a la otra, junto a la otra. Ahora estamos peor que antes, porque tenemos el mismo bicho, dicen que hasta más agresivo, pero en las mismas condiciones, pero lo único que hemos ganado son 11 meses de experiencia.

“Si tú no tienes una contención en los casos, vas a seguir teniendo una transmisibilidad. A veces hasta la misma pregunta te lo dice, ¿cómo es posible que sigamos igual? Es que si seguimos con el mismo bicho y hacemos exactamente lo mismo, no hay manera de que algo cambie”, enfatizó.

Sin embargo, el subsecretario no ha mostrado intención de cambiar la estrategia. En la conferencia de este lunes revivió, con la misma postura, dos temas que han generado controversia a lo largo de estos meses de pandemia: el cubrebocas y el modificar la entrada de viajeros para evitar la entrada de algunos que estén enfermos, como lo hicieron otros países con México.

“Por ejemplo, el famoso cubrebocas sigue siendo un instrumento mayormente útil para no expulsar partículas líquidas que conllevan el virus, pero sigue siendo muy limitado su utilidad para protegernos a quienes lo usamos, a pesar de que ha habido una gran y sostenida inquietud respecto al uso del cubrebocas”, reiteró.

Sobre la solicitud de que los viajeros mexicanos tienen que presentar una prueba PCR negativa para volar hacia otros países, como Estados Unidos, López-Gatell señaló que la Organización Mundial de la Salud no ve de manera favorable estas medidas.

 

“Veámoslo de esta manera: si tenemos un país que tiene una activa transmisión del virus Sars-CoV2, representada por un número muy sustancial de casos que ocurren por contagios al interior de ese país, la contribución que pueden tener viajeros internacionales es francamente pequeña, aun cuando se tratara de personas que provienen de países que tienen una transmisión muy activa, porque entre otras cosas está muy documentado que las personas viajeras generalmente son personas de bajo riesgo o de baja probabilidad de tener enfermedad activa, precisamente porque en general las personas no viajan estando enfermas”, dijo.

 

“Si se hacen pruebas como la prueba de PCR, que es la prueba estándar, se tendría una mayor probabilidad de detectar la presencia del virus SARS-CoV-2 en las secreciones respiratorias. Sin embargo, realizar una prueba de PCR es muy demandante en términos tecnológicos, se requieren laboratorios especializados y estos no están disponibles en las ciudades en las que están todos los aeropuertos”, destacó.

 

¿CÓMO INTERPRETAR “UN ALTO EN EL CAMINO”?

A pesar de la situación, no hay indicios de que el gobierno vaya a dar el golpe de timón en la estrategia que desde hace meses piden especialistas. Lo más cercano a una posibilidad de ver una diferencia fue el pasado miércoles,  cuando se presentaron las reflexiones sobre la respuesta de México ante la pandemia de covid-19 y sugerencias para enfrentar los próximos retos.

En la presentación del documento, Enrique Graue, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijo que desde el inicio de la pandemia de covid-19 se sabía que el  sistema de salud se podía ver rebasado y prueba de ello son las 150 mil muertes que se han registrado.

Señaló que nuestro país recibió el embate del virus Sars-CoV2 con un sistema de salud históricamente fragmentado, con rezagos históricos en materia de presupuesto, así como con carencia de camas y especialistas.

“Yo recuerdo que  en esa primera reunión comentamos que a pesar de las medidas que se habían tomado, debíamos estar conscientes de que la epidemia podía rebasar al sistema de salud y de hecho, así es, nuestros más de 150 mil muertos y el exceso de mortalidad general son prueba de ello, son pérdidas irreparables y un gran dolor para México”, expresó el rector de la Máxima Casa de Estudios.

Samuel Ponce de León, coordinador del PUIS de la UNAM, destacó que es necesario un proceso de comunicación más efectivo, del gobierno con los ciudadanos y los medios, con un mensaje coherente que deje poco espacio a la especulación.

Respecto a las medidas de prevención, indicó que “el mensaje sobre el uso de máscaras, cubrebocas, debe ser contundente y su uso obligatorio en espacios cerrados”.

En respuesta, el subsecretario López-Gatell Ramírez dijo recibir las recomendaciones con el compromiso de utilizarlas de la mejor manera, para hacer un alto en el camino y una reflexión acerca de cómo se pueden mejorar en lo inmediato, a mediano y largo plazo las condiciones de salud del país.

¿Veremos un cambio en la estrategia? No se sabe exactamente, quizás el subsecretario cambie de opinión como lo hizo con la médica The Lancet. Primero  la que criticó por decir “francas mentiras” sobre el manejo de la pandemia en septiembre del año pasado y ahora la calificó de “muy prestigiada” porque publicó los resultados de la Fase III de la vacuna Sputnik V.

¿Veremos un cambio en la estrategia? No se sabe exactamente, porque a una semana de ese encuentro, nada ha cambiado. Pero quizás el subsecretario modifique su  opinión como lo hizo con la médica The Lancet. Primero  la que criticó por decir “francas mentiras” sobre el manejo de la pandemia en septiembre del año pasado y ahora la calificó de “muy prestigiada” porque publicó los resultados de la Fase III de la vacuna Sputnik V.