Orizaba, Ver.- Familiares de los elementos municipales que se resguardaron en el Palacio Municipal señalaron que se está cometiendo una injusticia en su contra.

Con pancartas en mano, afirmaron que la mayoría pasó ya el examen de control y confiabilidad, cuya vigencia es de dos a tres años.

Indicaron que no hay razón para que se lleven a sus esposos e hijos, por lo que incluso solicitaron la presencia de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, para garantizar que se les trate con respeto y no se les agreda.

A la expectativa permanece un grupo de elementos de la Policía Estatal en el lugar, mientras que en las instalaciones de la comandancia, otro grupo de familiares se presentó para ver que sus esposos estén bien.