La desecación de la laguna El Farallón ha ocasionado que diversas especies de aves y peces queden atrapadas entre el lodo y terminen por morir.

Así lo exhibieron pescadores de la zona, al mostrar el espécimen de un pato al que intentaron rescatar de la zona pantanosa sin éxito.

 

 

Afirman que es prácticamente un hecho que la laguna no podrá recuperarse de este proceso de sequía, por lo que es inminente la muerte de otros animales.

Francisco Castillo, de la comunidad de Tinajitas, señaló que las sequías de otros años dejaban un suministro de al menos un 40 por ciento en la laguna; sin embargo, este 2021 no hay esperanza de una recuperación.

 

 

“No había llegado a este grado, ya quedan unas pocitas como de 15 o 20 centímetros; hay mucho pescado chiquito que no se puede rescatar porque está muy adentro”.

 

Recordó que, en una ocasión, también en temporada de sequía, se utilizó maquinaria para hacer trabajos que permitieran dejar zonas de abasto para especies marinas como las mojarras y que estas se mantuvieran a salvo mientras llegaban las lluvias, lo que ahora es imposible.

En la laguna se pueden observar cadáveres de pelicanos, dejando evidencia de que intentaron escapar del lodo sin conseguirlo y terminaron por fallecer.

De acuerdo con el pescador esto no solo ha repercutido en la fauna marina, sino también en los ingresos económicos de quienes, como Francisco, viven de la pesca.

 

“Le busca uno por todos lados, de ayudante de albañil, chachareando en carpintería y cositas ahí leves”, señala.

 

Agregó que en este momento es necesario el apoyo del gobierno estatal para brindar ayuda a los pescadores de la zona, pues no les permiten pescar en otras lagunas de la zona que tienen sus propias cooperativas.