Veracruz, Ver.- En noviembre de 2020, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) recibió una solicitud para la extracción de casi seis millones de metros cúbicos de piedra basáltica del ejido Balzapote Montepío, ubicado en la zona de Los Tuxtlas, en el sureste de Veracruz.

La solicitud se suma a un permiso que la dependencia reactivó recientemente para la extracción de dos millones de metros cúbicos de basalto de la comunidad, a siete años de que grupos ambientalistas de la región lograron frenar el saqueo.

De acuerdo con la Gaceta Ecológica 2020 de la Semarnat, el pasado 26 de noviembre ingresó a la secretaría el proyecto de extracción y aprovechamiento de material pétreo del banco del ejido Balzapote Montepío, en el municipio de San Andrés Tuxtla.

Según consta en la gaceta ecológica, la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) está a cargo de una empresa particular - aunque no se manifiesta la razón social - con la clave de proyecto 30VE2020ID107.

El predio que se pretende aprovechar consiste en un terreno integrado por varias parcelas, con una extensión de 42 mil 666 metros cuadrados con un volumen aproximado de explotación de cinco millones 727 mil 395 metros cúbicos de roca basáltica.

Sin embargo, el trámite para la explotación del basalto se encuentra en pausa, ya que en la sección de consulta de trámites del portal de la Semarnat se indica que la situación actual del proyecto es "suspendido en por solicitud de calidad de datos".

Dicho estatus fue integrado al historial del trámite el 24 de marzo de 2021, es decir, hace un mes, y aunque Semarnat sigue sin emitir un resolutivo, en cualquier momento podría liberarse la autorización para el saqueo de piedra del ejido Balzapote.

En el portal de la Semarnat se especifica que el proyecto de explotación de basalto es modalidad A y no incluye riesgo, a pesar de que la comunidad se encuentra dentro de la Reserva Biosfera de Los Tuxtlas, considerada un área natural protegida.

Ya existe un permiso para explotación; ambientalistas se oponen

Recientemente, la Semarnat reactivó un permiso que en 2014 otorgó a la Administración Portuaria Integral de Veracruz (Apiver) para la extracción de dos millones cúbicos de roca basáltica de Balzapote.

En aquel entonces, grupos ambientalistas de la zona crearon el movimiento La Roca No Se Toca, con el que lograron frenar las intenciones de Apiver de explotar el basalto para el proyecto de la ampliación del puerto de Veracruz.

Ahora, el permiso será ejecutado por un particular distinto para la explotación del mismo volumen de roca basáltica que, de acuerdo con personal de la Unidad de Investigación y Biología de la Reserva de la Biosfera de Los Tuxtlas, será utilizada para la construcción del Tren Maya.

Pese a que no existe algún oficio donde se especifique que la explotación de la piedra será aprovechada para el Tren Maya, son los propios pobladores del lugar y sindicatos que trabajan en el proyecto quienes confirman el destino final que tendrá la piedra extraída.

Incluso, en redes sociales, pobladores del municipio de San Andrés Tuxtla denunciaron la llegada de maquinaria al ejido para comenzar los trabajos de extracción, lo que fue reprobado por asociaciones defensoras del medio ambiente.

La Asociación de Defensores del Medio Ambiente de Los Tuxtlas (DEMATAC) denunció que el saqueo de basalto provocará daños irreversibles a la zona, pues los cerros rocosos de Balzapote reducen el impacto de fenómenos naturales como los huracanes.

En 13 años, la Semarnat liberó tres permisos para la explotación de roca basáltica del ejido. Solo en una ocasión (2008) se llevó a cabo la extracción.