Coatzacoalcos, Ver.- Postrada en una cama, con una pierna fracturada en tres partes y las cicatrices de las apuñaladas que recibió en todo su cuerpo se encuentra Janeth Francisco López, una joven cuya pareja estuvo a nada de arrebatarle la vida, sin que hasta el momento logré entender porqué fue tratada con brutalidad por Elvis “N” quien veinte días antes le había jurado amor eterno.

Han pasado dos meses y catorce días de aquel 14 de marzo cuando el terror invadió la vida de la joven de 29 años; todo ocurrió en el departamento de la pareja que después de dos años de noviazgo decidieron unirse en matrimonio. El motivo de la reunión era festejar la mudanza de los jóvenes recién casados.

Con cierto temor de recordar aquella noche, Janeth se acomoda en la recamara donde descansa y comienza a relatar como ocurrieron las cosas.

“Estábamos siete personas conviviendo muy tranquilo, de repente él se molesta de la nada y tanto fue su molestia que mis amigos decidieron retirarse; lo primero que me dice es que porque hago planes sin consultarle y me quita el teléfono y se lo doy para no discutir; yo lo que hice fue me metí a dormir y no sé cuánto tiempo me dormí y seguía revisando mi teléfono como que quería encontrar algo, pero nunca me dijo que vio algo”, cuenta Janeth.

Después la pareja comenzó a discutir y el teléfono de Elvis cayó al piso, quebrándose la pantalla lo que incrementó su coraje, actuando de forma violenta y asfixiando por vez primera a Janeth quien quedó inconsciente por varios minutos. 

“Después desperté y le dije que me iría de la casa, y le dije si tanto te dolió tu teléfono me voy y quédate con todo; después le doy una cacheta y me vuelve a asfixiar. Nuevamente despierto y me siguió hasta el baño y me dijo que de hoy no iba a salir viva”, recordó Janeth.

Entre la discusión Elvis mostró un estuche de cuchillos a Janeth insinuando que la mataría, por lo que Janeth se armó de valor y busco la forma de salir de su casa, siendo perseguida por Elvis.

La violencia continuó en la calle hasta que la apuñaló y atropelló

Janeth cuenta que tras escapar de su hogar comenzó gritar y pedir ayuda de los vecinos, aunque de inmediato fue alcanzada por Elvis derribándola y atacándola con un cuchillo.

“Fue ahí cuando me ocasionó las primeras heridas, dos apuñaladas en el cuello y dos en el estómago otras dos y una en la pierna izquierda y se regresa al departamento”, detalló.

Al ver que Elvis regresó al departamento, y sin importar la sangre que derramaba por las heridas, Janeth aprovechó para correr y pedir ayuda, asegurando que en ningún momento sintió dolor, aunque si temor.

“Hasta ahora no puedo visualizar que tanto fue lo que corrí, no se si me caí o donde pasé, pero llegué hasta la avenida que baja al malecón (Independencia), y fue ahí donde buscaba ayuda de algún conductor”, indicó.

Para su mala suerte, el primer vehículo que se apareció fue su automóvil tipo Kia color gris conducido por Elvis quien ya había recorrido varios kilómetros a la redonda en su búsqueda.

“Él de inmediato se da la vuelta y acelera hacia a mí de frente y me atropella y logra impactarme contra un muro, fue ahí cuando perdí el conocimiento y no supe más de mi ni de él”.

Elvis huyó y Janeth estuvo internada casi dos meses

Fractura en el fémur, ligamentos rotos y piel desprendida en la pierna izquierda, fueron algunas de las consecuencias que Janeth sufrió debido al impacto contra la pared y el automóvil.

Cuando volvió a despertar, ya estaba rodeada de policías quienes le tomaban fotografías sin que pudiera levantarse. Posteriormente llegó la ambulancia y la trasladaron al hospital regional de Coatzacoalcos.

Durante casi dos meses Janeth estuvo internada en el hospital, donde fue intervenida en varias ocasiones, tiempo que Elvis aprovechó para huir y a pesar de que la familia de Janeth interpuso una denuncia en su contra no se ha logrado su detención.

Después de varios tratamientos Janeth fue dada de alta, aunque sin poder caminar, por lo que es cuidada por doña Margarita, su madre.

Elvis nunca mostró comportamientos agresivos previamente

Janeth Francisco López es egresada de la Universidad Veracruzana como Licenciada en Administración, que dedicaba su vida a trabajar y apoyar a su familia, principalmente a su mamá quien se hizo cargo de ellas al quedar soltera.

Han pasado dos meses de la agresión y las autoridades no tienen pista sobre el paradero de Elvis; familiares y amigos se han dedicado a difundir la imagen de Elvis “N” para tratar de localizarlo.

Desde la cama, Janeth asegura que Elvis nunca mostró algún comportamiento agresivo, ni en los dos meses de noviazgo y tampoco en las primeras semanas de matrimonio.

“No la verdad que el nunca fue agresivo antes, incluso de novios cuando teníamos un problema siempre era de platicar o tratar de resolver las cosas por las buenas, por eso no entiendo su comportamiento de aquel día”, externó.

No habrá justicia mientras no lo detengan

Janeth agradece a Dios que hoy puede contar esta terrible experiencia, recibe terapia para tratar de superar este trance, lo cual asegura no será nada fácil.

“Salud y recuperación, sobre todo salud que es lo que agradezco a Dios y salir adelante, ayudar a mi mamá porque como saben ella esta soltera y mi hermano y yo somos los que la ayudaremos”, responde cuando cuenta lo que espera para ella.

A la fecha, la Fiscalía General del Estado no ha logrado la detención de Elvis y menos ha aportado información sobre el caso y su posible paradero, aun cuando la familia ha aportado pruebas sobre donde podría esconderse.

Janeth por su parte, ya comenzó con los trámites para divorciarse de Elvis, lo que asegura es el inicio para una nueva vida, consciente de que “Dios me dio una segunda oportunidad de vivir”.

Sin embargo, el clamor sigue siendo el mismo: Justicia, justicia por todo los daños físicos y morales que le causó Elvis.

“Mientras Kevin este libre, no habrá justicia para mí, y quisiera que fuera detenido para preguntarle ¿Por qué me quería matar?"