Ricardo Ahued vive una prisa similar a la de sus empleados en las cajas registradoras de “Casa Ahued”. Se le ve atender el teléfono, programar eventos en las periferias de Xalapa y modular un pequeño ventilador en la oficina central de su casa de campaña.  

El senador con licencia se dice listo para gobernar por segundo periodo la capital veracruzana, esta vez como abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia. El voto lo ganará en la calle –asegura– “escuchando a los xalapeños”, incluso poniendo por delante esos recorridos que los debates organizados por la autoridad electoral. 

“Yo no ando buscando pleitos con candidatos y partidos. No voy a buscar rencillas”, sostiene el exdirector general de Aduanas, consciente de la expectativa que tiene el partido Morena en su campaña: Obtener el triunfo más avasallador de los 212 municipios de Veracruz. 

Ahued Bardahuil comparte en entrevista con E-Consulta los ejes rectores de sus propuestas. Habla sobre su cercanía con el presidente López Obrador, de los errores y aciertos del actual gobierno municipal y, sin medias tintas, de los anteriores alcaldes. A ellos los responsabiliza de “un saqueo infame e inmoral”. 

El empresario de 64 años ofrece como garantía su imagen y su familia –-las dos palabras que más repite a lo largo de 33 minutos de charla –- para no incurrir en escándalos de corrupción.  

“No dejé el Senado, ni mi negocio -que puede ser más placentero- para después salir al monte a esconderme; sería vergonzoso y eso le pasaría factura a mi esposa y a mis hijos. Vengo a trabajar por Xalapa”.

Tocaré la puerta del presidente para que escuche a los xalapeños

Ahued cuenta sobre su acercamiento al movimiento del presidente López Obrador, después de haber representado al PRI y el Verde en 2005, 2009 y 2014, como alcalde, diputado federal y diputado local, respectivamente. 

“Escuché el movimiento del presidente y me doy cuenta que empieza a generarse Morena, donde veía gente de la talla de Tatiana Clouthier y Yeidckol Polevnsky. Vi que era un proyecto que venía con las bases de las izquierdas, con el presidente como eje, pero con gente de distintos grupos sociales y pensamientos. Es así como me invitan y me sumo”. 

En 2018, Ricardo Ahued compartió fórmula con la secretaria de Energía, Rocío Nahle, por la senaduría por Veracruz, derrotando a la dupla opositora que encabezaron Julen Rementería, hoy senador por el PAN, y la perredista Jazmín Copete Zapot. 

Un año más tarde, en 2019, el senador pidió licencia para encargarse de la dirección general de Aduanas. En 2021 se inscribió como precandidato a la alcaldía de Xalapa, luego de que tres diputadas de Morena declinaron a esa aspiración y lo propusieron en una rueda de prensa. 

“Me causó sorpresa (la invitación) pero acepté. Hablando con mi mujer y mis hijos dije que me iba a arrepentir si decía que no. Ya estoy grande para quedarme con una espinita clavada”. 

El entrevistado privilegia su buena relación con el presidente de la república, quien lo invitó a encargarse de la dirección de Aduanas, y de los dirigentes de Morena en Veracruz, de quienes reconoce respetaron su planilla de colaboradores y hasta dos de seis candidatos a regidores.

“Nadie me obligó a ser alcalde, ya estoy grandecito para que me den instrucciones. Los cargos que propuse me los respetaron. Yo pedí dos posiciones, hubiera querido seis, pero esto no es un botín”, comparte.  

Sus buenas relaciones con autoridades estatales y federales le hacen garantizar un trabajo coordinado al candidato de Morena. Hecho que no ocurrió, según críticas de políticos locales, con la administración de Hipólito Rodríguez Herrero, quien obtuvo el triunfo en la primera capital del país como abanderado del partido en el poder. 

“Vamos a aprovechar la fuerza que tenga el estado y la federación, y si es necesario iré a tocarle la puerta al presidente, para que escuche lo que necesita Xalapa”.  

“La gente se pregunta por qué no hay obras importantes aquí en Xalapa como en Tlaxcala, Puebla o Querétaro. Sencillo, no son recursos municipales, esos se aprueban en el congreso federal, donde estaremos atentos. Si ganamos la elección, mandaré todas las propuestas para que nos apoyen”.   

No voy a tolerar corrupción ni gente inepta

Ricardo Ahued habla con mesura sobre sus promesas de gobierno. “En cuatro años nadie resuelve todo, pero seguro vamos a hacer el mejor papel en la historia de Xalapa. Ya fui alcalde, me aprendí el caminito cuando llegué por primera vez, y lo vamos a hacer con la misma transparencia”, dice. 

Su proyecto incluye la integración de personas que trabajaron con él en 2005 y que lo acompañarían en su administración en puestos claves, aunque en funciones diferentes. 

Alberto Islas, abogado del ayuntamiento cuando Ahued fue alcalde, es candidato suplente a alcalde. Cecilia Coronel, extesorera, es la candidata a Síndica. En ese equipo destaca a Martha Valentina Domínguez, registrada en la regiduría número seis y al empresario Antonio Ballestero, propietario de la franquicia La Parroquia de Veracruz en Xalapa, en la posición tres como edil. “Todas las demás serán decisiones del partido”, asegura.  

Sin embargo, hay personas que están descartadas en su equipo de trabajo. “No voy a tolerar corrupción ni gente inepta, o que trate mal a la gente que lo visita o al personal”.

“Yo no me voy a prestar a corrupción, lo lamento, el que quiera que me siga, el que no, no va a caber. Si tengo que poner a alguien lo voy a poner, porque va de por medio mi imagen, mi familia. No es una kermés ser alcalde, el que toma posesión tiene un pie en su casa y otro en el bote y yo por terceros no me voy a empinar”, dice con firmeza.  

¿Cómo garantizar que no habrá corrupción en su gobierno?

“Para eso están los comités de adquisiciones, el que quiere licitar, licita. El día que haya corrupción en mi gobierno se va a enterar hasta El Papa, porque la gente donde se para en el café sabe dónde piden los funcionarios, cuánto piden y cómo viven, no nos hagamos tontos. Si piden dinero del ayuntamiento se correrá el rumor como pólvora”. 

Ahued toma el tema de la corrupción para mirar al pasado. 

“Bursatilizaron recursos de Xalapa de una manera criminal. Tienen empinado al municipio con una carga brutal de endeudamiento; empinaron CMAS (Comisión Municipal de Agua y Saneamiento), querían robarse el organismo, privatizarlo como el de Veracruz, Medellín, Boca del Río. Han agarrado a CMAS como caja chica, hablamos de un saqueo, infame, inmoral. (Los responsables) son personas que van a misa los domingos y roban de lunes a sábado”. 

Es visto como la carta que puede rescatar a Morena en Xalapa, hay críticas severas a esta administración. ¿Cuál es el plan?

“Usaré las acciones positivas de este gobierno, pero voy a rechazar las negativas. Por eso echaré a andar obra pública, un programa de imagen urbana, de parques y jardines. Las calles se verán peinadas con acciones coordinadas”.

Ahued asegura que recorrer la capital le hace concluir que Xalapa tiene varias Xalapas. “El de la miseria total de la desesperación, el de los que no conocen la miseria total, los que se inundan en las lluvias. Seré un alcalde dinámico, donde las redes y los medios de comunicación sean el primer crítico de mi gobierno, pero también de las buenas acciones”.

Corte de caja a administración de Hipólito Rodríguez

Ricardo Ahued destaca dos proyectos en la administración del morenista y catedrático, Hipólito Rodríguez Herrero.  

Uno. “Los Centros comunitarios son exitosos, yo tenía cuatro delegaciones, y ahora son 16. Me parece extraordinario, porque a esos lugares podemos llevar arte, atención, cultura, prevención, capacitación en salud, violencia familiar, recreación y emprendurismo. Los centros serán un apoyo para la gente de la tercera edad”  

Dos. “Alumbrado público es una de las mejores acciones, con una cobertura del 78 por ciento. Cambiaron lámparas de led, hay lámparas nuevas en las colonias populares. Ojalá nos dejen el 100 por ciento”. 

Sobre los retos que heredará también opina. “Obra pública monumental en drenajes sanitarios, pluviales y proyectos de vialidad. Infraestructura hidráulica sanitaria, debemos revisar los costos (de servicio) y dotar de agua a Xalapa a largo plazo, es un tema muy delicado”. 

Sobre la ciclovía, concluye que es un proyecto que debe revisarse. “Mejorar señalética, y conciliar con la gente para prevenir riesgos jóvenes y usuarios”. 

Y agrega: “La policía municipal también ha sido un gran esfuerzo. El equipo que se tiene hay que echarlo a andar, y revisar cuántos policías faltan. Sobre todo, debemos buscar una excelente coordinación con el estado y las fuerzas armadas.  

Ahued promete el mayor evento de emprendedurismo “para que la gente respire”. Debemos desarrollar a los talentos que están desesperados por la pandemia. Hay mecanismos que se van a realizar con las incubadoras de negocios de la dirección de desarrollo económico asociado con empresarios básicos, decentes, transparentes y que adopten proyectos”. 

Xalapa es una ciudad de artistas y hay artistas desempleados por la pandemia. ¿Qué pasará con ellos?

“Vamos a buscar el mayor calendario de actividades culturales y deportivas que detonen el turismo a Xalapa. Turismo de convenciones, tenemos artistas, ceramistas, dibujantes; debemos atraer turismo que no es el de la playa, ni el de rapel, es el de Xalapa, el de la cultura, el arte y la música. Con prestadores de servicios y artistas vamos a salir adelante”. 

¿Qué aportaría el Ayuntamiento para mejorar la calidad de vida del egresado? Hay desempleo al salir de la universidad. 

“Tradicionalmente Xalapa es un productor de talentos educativos, pero no tiene la capacidad de emplear a todos sus titulados y tituladas, eso es de años, más del 90 por ciento no tiene donde emplear sus conocimientos. Xalapa no es una zona altamente industrial ni con un pique de pago aceptable en tecnologías. Hay carreras que aquí se imparten, pero no hay una zona cercana donde puedan emplearse. Tenemos que ser una palanca de desarrollo y daremos facilidades para que vengan empresas que los reciba”.