Al caminar por las calles, se pueden observar en diferentes puntos de la capital carteles con mensajes a favor del cuidado y protección de la vida silvestre de la región. Quien esta detrás de estas acciones es el colectivo Pata de perro.

Pata de perro, integrado por jóvenes, se dedica a realizar intervenciones y activismo ambiental de una forma muy “punk”. “Es un proyecto anónimo. Apenas nos estamos conformando como un colectivo, hace aproximadamente mes y medio iniciamos a hacer activismo tomando algunos espacios públicos de Xalapa”, menciona Rómulo.

Un ejemplo de ello, es el cartel con información del cacomixtle, que puedes encontrar pegado en una construcción abandonada ubicada en la calle Bermont.

 

 

Este proyecto nace desde la necesidad que existe, según sus integrantes, de informar a las personas sobre la fauna silvestre que habita en Xalapa, necesidad que detectaron hace aproximadamente dos años.

 

“Esto es algo que ya habíamos pensado una amiga y yo, pero nunca nos dimos el tiempo de aterrizarlo, luego llegó la pandemia y caí en una depresión muy fuerte y pues se me ocurrió retomar esa idea como una forma de salir adelante emocionalmente, reactivarme y hacer algo en favor de la fauna silvestre”.

 

Pese a que en Xalapa se realizan actividades de educación y difusión ambiental y divulgación de ciencia, Rómulo consideró que aún faltaba algo más cercano, algo que las personas pudieran observar en su cotidianidad.

 

“Podemos hacer un taller en el parque Juárez, pero pues no va a ir toda la ciudad. La mayoría de nosotros nos vemos usando el transporte público y llegamos a muchas paradas de autobús y ahí podemos utilizar esos tiempos para informarnos un poquito”, explica.

 

 

De esta forma es como nace la idea de hacer uso de los espacios públicos para colocar posters o carteles con información breve y de fácil lectura sobre la vida silvestre de la región. Lo anterior con la finalidad de sensibilizar a la población y que los casos de crueldad que se comenten contra los animales sean cada vez menos.

 

Colectivo xalapeño que llego a diferentes estados del país

En la página de Instagram de Pata de perro es posible acceder a una carpeta de Google Drive, en donde se pueden descargar los carteles, posters e ilustraciones de forma libre para su uso recreativo.

 

“Parte de este trabajo y del anonimato responde a que Pata de perro no nos pertenece, el material que hacemos es material libre, pues no tenemos un fin de divulgación científica estricta pues lo que queremos es sensibilizar, no que la gente se aprenda la biología de los animales”.

 

Al ser una comunidad más que una colectiva, Pata de perro ha sumado integrantes en Mérida, Campeche, Ciudad de México, Jalisco y la zona norte del país.

 

“Tenemos gente que se ha animado a pegar en diferentes estados del país, ya hasta tenemos un poster de una especie que ni siquiera anda por aquí, que es un loro del norte”

 

 

Todo lo que se realiza en Pata de perro es voluntario, ya que los dibujos, carteles y posters son hechos por los integrantes solo por el gusto de hacer algo en pro del cuidado ambiental.

 

¿Cómo sumarte a pata de perro?

 

“Lo nuestro es algo de muy bajo perfil y un poco punk al mismo tiempo, es algo que hacemos por las ganas de hacer algo y por las ganas de comunicar y porque creemos que es una buena iniciativa, algo que se tiene que hacer. Somos más una acción que un proyecto”.

 

Para sumarte a pata de perro no es necesario formar parte del colectivo, por eso Ariel lo considera más una comunidad, ya que solo se necesita tener las ganas de poner “tu granito de arena”

 

“Se nos han sumado algunos artistas visuales de aquí de Xalapa y otras regiones para apoyarnos con sus propias ilustraciones, también algunos biólogos nos han contactado para ayudarnos a redactar información.

Realmente hay muchas formas en las que pueden colaborar como aportando algo de su tiempo, pueden pegar carteles mientras pasean a sus mascotas, pueden compartir la información que leen con sus familiares, pueden sumarse aportando sus dibujos e información, por ahí nos dijeron que usaron los dibujos para hacer una lotería y varios juegos para niños, entonces todos podemos ser voceros de la vida silvestre”.