​Conforme se han incrementado los candados para evitar cualquier tipo de trampa en los procesos electorales, hay un método que sigue vigente y es del delito más denunciado en los Tribunales Electorales, el “turismo electoral”.

Este método consiste en la alteración del Registro Federal de Electores, mediante la notificación al INE del cambio de domicilio, por parte de un grupo de personas que proporcionan datos falsos con la intención de votar en una elección que en realidad no les corresponde.

En entrevista con un experimentado movilizador electoral hidrómilo, quien pidió mantenerse en el anonimato, este explicó que en el caso de Agua Dulce el método es posible por la cercanía con el estado de Tabasco.

“Este año no hay elecciones para alcaldes en Tabasco, es muy probable que muchas personas de La Venta hayan notificado su cambio de domicilio a Agua Dulce, para poder votar el día de la elección por determinado candidato”, especuló el entrevistado.

“Anteriormente se utilizaba mucho la compra de votos, pero es muy complicado ahora porque hay más vigilancia, el difícil sacar una boleta para iniciar el carrusel”, explicó; pues ahora todas las boletas son contadas y firmadas al comienzo de la jornada.

En el caso del turismo electoral, implica una operación que comienza desde meses antes de la elección por un partido político, incluso antes de tener el candidato, pues se requiere que la persona acuda a cambiar su domicilio.

Para ello se reclutan a personas que a su vez invitan a familiares, amigos y vecinos a participar, a cambio de un recurso económico el día del cambio de domicilio y otro más el día de la elección, siendo movilizados en taxis o vehículos particulares.

Esta acción, que es un delito, podría afectar la elección con hasta 300 votos, suficiente para cambiar el resultado final o definir una elección que esté muy cerrada, como se vislumbra el proceso electoral para alcalde en Agua Dulce y otros municipios de la región.

Presencia MX / E-Consulta Veracruz