El municipio de Medellín de Bravo, el tercero en importancia que integra la zona metropolitana de Veracruz, sirvió como refugio para liderazgos panistas que vieron cooptado su poder político al mismo tiempo que el grupo liderado por la familia Yunes ganó fuerza dentro del Partido Acción Nacional (PAN).

Sin embargo, este reducto de "panistas disidentes" fue arrebatado por la alianza PVEM-Morena-PT en las elecciones del domingo 6 de junio, después de ocho años de gobierno encabezado por el PAN.

Después de las votaciones, el Organismo Público Local Electoral (OPLE) otorgó la constancia de mayoría como presidente municipal electo a Marcos Isleño Andrade, candidato del PVEM, PT y Morena.

 

 

Isleño Andrade, exalcalde de Medellín y militante del PVEM, ganó con 43 por ciento de la votación a su favor, es decir, 12 mil 468 votos. Superó al candidato de la alianza PAN-PRI-PRD, Gabriel Cárdenas, quien sumó 9 mil 441 votos.

 

 

Gabriel Cárdenas fue impulsado desde el Ayuntamiento de Medellín, encabezado por Hipólito Deschamps Espino Barros, quien al mismo tiempo se postuló como candidato por la diputación local en distrito XVII y terminó perdiendo frente al candidato de la alianza Morena-PVEM-PT, José Magdaleno Rosales Torres.

 

 

Hipólito Deschamps obtuvo 41 mil 456 votos, lo que significó 9 por ciento menos que el diputado local con licencia, José Magdaleno Rosales, que por segundo periodo encabezará el distrito XVII.

 

LLEGADA DEL PAN A LA ALCALDÍA DE MEDELLÍN

La llegada del Partido Acción Nacional (PAN) a la alcaldía de Medellín de Bravo ocurrió en el 2014, cuando Omar Cruz Reyes rindió protesta como presidente municipal. En aquel entonces, fue respaldado por la corriente política que encabezaba Julen Rementería del Puerto.

 

 

En ese entonces el PAN arrebató el poder político al PVEM, paradójicamente quien entregó la alcaldía era Marcos Isleño Andrade, quien ahora recupera el mismo puesto como candidato respaldado por la alianza entre su partido, Morena y el PT.

Omar Cruz Reyes dejó el cargo en enero del 2015, luego de ser acusado por la Fiscalía General del Estado (FGE) como el autor intelectual del asesinato del activista y periodista Moisés Sánchez, delito por el que después de seis años no se le ha capturado.

El gobierno municipal quedó entonces a cargo del alcalde suplente, Luis Gerardo Pérez Pérez, un profesor de educación especial sin militancia dentro del Partido Acción Nacional (PAN), pero con arraigo entre la comunidad.

 

DISIDENCIA PANISTA CONSTRUYE BÚNKER POLÍTICO

El municipio de Medellín de Bravo dejó de ser una prioridad para el Partido Acción Nacional, luego de los señalamientos en contra del entonces alcalde en funciones por el asesinato de Moisés Sánchez.

La falta de interés en el municipio fue aprovechada por una corriente de panistas opositoras al grupo político encabezado por la familia Yunes y que había sido desplazada en otros municipios.

Entre este grupo destacó Hipólito Deschamps Espino Barros, quien buscaba ser candidato a la diputación local de Boca del Río, pero al no tener respaldo de la dirigencia estatal, encabezada entonces por Danilo Alvízar Guerrero, buscó la postulación a la diputación local en el distrito XVII de Medellín, en donde ningún otro panista tenía interés de competir.

Hipólito Deschamps ganó las elecciones locales del 2016 y ocupó el puesto de diputado local, hasta que en el 2017 pidió licencia para buscar la alcaldía, respaldado por liderazgos como Tito Delfín Canoexalcalde de Tierra Blanca y exdiputado federal, así como el exdirigente estatal del PANEnrique Cambranis Torres.

 

 

En el 2018, Hipólito Deschamps ocupó la presidencia municipal. Durante este gobierno municipal se creó la figura de "jefe de gabinete", puesto en el que fue designado Gabriel Cárdenas Guizar, quien había concluido su gestión como diputado federal por el distrito de Tierra Blanca.

En este puesto, a Gabriel Cárdenas se le permitía participar en actividades como inauguraciones o arranques de obra, así como en programas de asistencia social, hasta que presentó su renuncia para buscar la alcaldía en las elecciones del domingo 6 de junio del 2021.

Tras el fracaso en las urnas, Medellín de Bravo se ubica como el único municipio de la zona conurbada que era gobernado por el PAN, en el que este partido fue desplazado por la alianza opositora MORENA-PT-PVEM.