Veracruz, Ver.- Luego de las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre el edificio construido detrás del Faro Carranza, el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Secretaría de Cultura negaron que se haya solicitado permiso para la construcción de la Torre Centro.


“Manifiestan que en ningún momento se ha ingresado a la ventanilla única del Centro INAH Veracruz solicitud alguna para la construcción del inmueble que se realiza en el predio de la Calle Mariano Arista esquina Xicoténcatl”.


En el comunicado emitido la tarde del lunes 14 de junio, el Instituto también señala haber expresado “preocupación” por las afectaciones al paisaje urbano del centro histórico de la ciudad de Veracruz.


Sin embargo, el mismo INAH aclaró que debido a que la zona en donde está asentada la Torre Centro, se encuentra en el perímetro C, el cual no cuenta con edificios coloniales ni estructuras históricas, por lo que está fuera de la jurisdicción del Instituto.

 


“No colinda directamente con algún Monumento Histórico en particular, por lo que el INAH no tiene competencia legal para autorizar o regular obras de construcción en dicho lugar”.


Por lo tanto, por el lado del patrimonio histórico de la ciudad, el edificio de al menos 20 pisos de altura no daña ni tiene limitación legal para se construido.


Pero el comunicado del INAH aclara que pese a esto, comparten la postura del presidente López Obrador de que dicho edificio moderno afecta la silueta de la ciudad, y además apoyan la sugerencia del presidente de limitar, detener y “rebanar” dicho edificio.


“Desde el Instituto, en diversas ocasiones se ha manifestado y ahora se reitera el rechazo por la afectación del paisaje urbano del histórico Puerto de Veracruz, dado que la altura y volumetría de ese edificio implican una afectación grave al contexto histórico-arquitectónico inmediato y, en particular, al Faro de Venustiano Carranza, edificación de gran valor patrimonial, que sirve como hito referencial para identificar el paisaje y la singularidad del puerto.”


La Secretaría de Cultura y el INAH coinciden en esta preocupación y exhortan a las autoridades a que se haga una revisión profunda para aclarar si la construcción incumple lineamientos y normatividades nacionales e internacionales sobre patrimonios históricos.