Veracruz, Ver.- La malla que cuelga a lo largo del callejón José M. Peña, entre las calles Mariano Arista y Esteban Morales, no es suficiente para evitar que los escombros y cemento caigan a lo largo de la vialidad y llenen los carros y casas cercanas de polvo y pintura.

Desde hace dos años los habitantes de la colonia Faros, en el centro de la ciudad de Veracruz, se tuvieron que acostumbrar al ruido y a los escombros que diariamente caen por la construcción del edificio Torre Centro.

Ana, una de las vecinas que vive desde hace 20 años justo atrás del edificio en construcción, señaló que desde que inició la construcción se resignaron a sufrir distintos percances que se originan por el proyecto.

 

"Se cayó el otro día el tubo donde escurren el escombro, voló hasta el edificio del vecino y tiró un tinaco, la señora (su vecina) tuvo que poner maya porque cae mucho escombro, los coches se han maltratado mucho, los lavan, pero más al ratito están igual", dijo.

 

Cuenta que en aquella ocasión no hubo daños para ninguna persona que vive en el condominio, porque los dueños estaban dentro de sus departamentos y que por fortuna los encargados de la obra se han hecho cargo de los percances que ocurren.

 

 

Otra de las consecuencias que observaron desde que inició la construcción, es que durante la época de nortes, las rachas de viento suelen aumentar considerablemente en la zona que comprende el segundo piso y donde habitan aproximadamente 10 familias y oficinas en renta.

 

"Se encierra mucho el aire aquí a mayor velocidad, yo nada más me voy caminando hacia El Dictamen y ya se quita el aíre, me han tenido que ayudar a entrar, una vez un vecino me tuvo que ayudar a entrar, porque no me dejaba avanzar por la fuerza del aire", aseguró.

 

Ana comentó que este fenómeno de las rachas de viento que aumentaron después de la construcción puede deberse a la altura que comprende el inmueble, ya que jamás habían experimentado algo así en los años que lleva viviendo en ese sitio.

Nadia Perea es otra de las vecinas que vive dentro del condominio donde está Ana, al igual que ella han padecieron los mismos estragos, en la temporada de nortes, asegura que deben de tener más cuidado para salir de los departamentos, ya que los escombros y pedazos de piedras suelen volar hasta el patio del vecindario.

 

 

Pese a tener distintas problemáticas que derivaron de la construcción de este edificio, están conscientes que ya no podrán detener la obra, por lo que esperan que los trabajos concluyan pronto para que vuelvan a recuperar la tranquilidad que antes tenían.

 

EL DILEMA DE LA TORRE CENTRO

Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador criticó la construcción de la Torre Centro, se desataron diversas opiniones sobre los permisos que se otorgaron para que la obra se realizara y sobre el supuesto daño que hace al patrimonio histórico de la ciudad al contaminar la imagen urbana.

El gobernador del estado, Cuitláhuac García Jiménez, retomó el tema asegurando que se investigaría la procedencia del inmueble, además, se revisarían los permisos y requerimientos para construir en la zona y buscarían corroborar si la construcción se realizaba bajo reglamento.

En contra parte, el alcalde de VeracruzFernando Yunes Márquez, informó que la construcción de la obra se realiza con todos los permisos adecuados, dijo que el inmueble contaba con la autorización del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), debido a que el terreno en donde está asentado se encuentra fuera del casco histórico de la ciudad, en el perímetro C del Centro.

 

 

Más tarde, el INAH salió a dar su versión diciendo que, en efecto, no había dado ningún permiso puesto que se encuentra en un área fuera de la jurisdicción del instituto.

De igual manera exhortó a una revisión para aclarar si la construcción incumple o no lineamientos y normatividades nacionales e internacionales sobre patrimonios históricos.

 

EXPERTOS OPINAN QUE PUEDE DAR PLUSVALÍA AL CENTRO HISTÓRICO

El presidente nacional de Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), Pedro Fernández Martínez, dijo que se debe de analizar la altura y volumetría del inmueble, para ver si implica o no una afectación al contexto histórico.

 

 

También dijo que se encuentra fuera de perímetro que dañe algún monumento, por lo que no se puede hablar de una cancelación de la obra.

Ana María Herrera Bernalcoordinadora estatal de AMPI Veracruz opina que este edificio podría ayudar a elevar la plusvalía de los demás inmuebles que se encuentran en los alrededores del centro de la ciudad.

 

"Como lo hemos comentado otras veces en el centro del puerto de Veracruz, pues ya las propiedades muchísimas están abandonadas, no hay departamentos que puedan estar adecuadas para un arrendamiento o para compra (...), siento que este edificio va a cubrir con las necesidades de muchísima gente local y de fuera", dijo.

 

Mario Jesús Gaspar Covarrubias, licenciado en Ciencias de la Comunicación e Investigador en historia, señaló que debido a que el edificio no incumple ninguna ley del patrimonio histórico considera inoportuno que se detenga la obra, debido a lo avanzado de la construcción. Así como podría afectar el empleo de muchos veracruzanos.

 

"Detener la obra o reducirla demoliendo parte de lo construido, afectaría el empleo y los salarios de los trabajadores, agravando el problema de muy mala economía que vivimos por la pandemia y que se trata de sobrellevar con mucho esfuerzo", aseveró.

 

 

Exhortó a las autoridades involucradas a exponer todos los documentos relacionados al caso para solucionarlo y despejar la inquietud que pesa sobre el pueblo de la ciudad de Veracruz.

"Aunque el estilo del edificio rompe visualmente la armonía de los edificios circundantes, de estilo de la primera mitad del siglo XX, cosa que importa mucho a quienes conocen de esto, siempre será bueno que haya empleo e ingresos para las familias veracruzanas" dijo.

Hasta el momento los trabajos en la obra se siguen realizando con normalidad, ya que no se han encontrado irregularidades en la construcción, por lo que las autoridades correspondientes no pueden clausurar la obra.