"Hay políticos que, conscientes de la necesidad de los compañeros, piden que les acomoden una nota en sus periódicos. Hay quienes aceptan hasta 30 pesos porque no hay de otra. Eso sí, si la publican se las pagan, si no nada"...

Son las palabras de Fernanda de Luna Ferral, hija de María Elena Ferral Hernández, corresponsal de El Diario de Xalapa, acribillada el 30 de marzo de 2020 en el municipio de Papantla. El crimen de Ferral es uno de 25 cometidos en la entidad en los últimos ocho años. 

 

 

Fernanda, heredera del portal Quinto Poder de Veracruz, introduce a un panorama oscuro, no solo de Papantla, sino de toda región norteña, que es considerada la más precaria y violenta para ejercer el periodismo, según el Diagnóstico de libertad de expresión de periodistas del Estado de Veracruz

Con ironía, Fernanda de Luna relata la anécdota de una nota pagada en 200 pesos a cada reportero, lo que significa una dádiva por encima del promedio en esa región. Ello ocurrió en las pasadas elecciones, también en Papantla, cuando se anunció la alianza Va por Veracruz

 

 

 

"El vocero de la alianza, Cesar Rivera, convocó a los compañeros. Los citó a las 11 de la mañana; ahí los tuvo hasta las tres de la tarde en pleno solazo. Al final le entregaron 200 pesos a cada uno", cuenta Ferral, quien entiende la acción del gremio y coincide en que hay una causa.

 

 

 

 

Esta causa se refleja en el diagnóstico realizado por la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (CEAP), el cual consta de 220 cuestionarios a periodistas de seis regiones, distribuidos en medios impresos, radiofónicos, televisivos y regionales.

De acuerdo con este estudio, 28 reporteros de la región norte refirieron que sus ingresos mensuales oscilan entre los mil 600 y los 3 mil 200 pesos, lo que equivale a 53 pesos diarios o 106 pesos, respectivamente. Ambas cantidades se ubican por debajo del salario mínimo en México, vigente en 2021, que es de 141 pesos con 70 centavos. 

En todo Veracruz, únicamente algunos de los 220 reporteros cuestionados de las zonas centro y sur, refirieron percibir por encima de los 15 mil 600 pesos. No así en los tres restantes: Las Montañas, conurbada, la Cuenca del Papaloapan. 

 

EL NORTE: 3 PERIODISTAS ASESINADOS Y 3 PRESOS POR SECUESTRO Y HOMICIDIO

Pero la precariedad en los salarios solo es un factor que refleja la difícil tarea de hacer periodismo en el norte. De 25 periodistas asesinados en la entidad, tres laboraban en esa zona y sus crímenes se cometieron entre 2016 y 2020. 

Manuel Torres González, ex corresponsal de TV Azteca Veracruz, fue asesinado sobre la vía pública el 14 de mayo del 2016 cuando salía de la Delegación de Tránsito Estatal, en el centro del municipio de poza Rica.

 

 

Leobardo Vázquez Atzin, de 42 años, era reportero de la fuente policiaca y administraba la página Enlace Informativo Regional. El 21 de marzo de 2018, fue acribillado al interior de su vivienda en Gutiérrez Zamora. El periodista fue asesinado mientras sazonaba unas cebollas, cuando se preparaba a vender tacos en la entrada de su domicilio; oficio que realizaba a la par para sostener a su familia

 

 

María Elena Ferral, corresponsal de El Diario de Xalapa, fue acribillada el 30 de marzo de 2020 frente a una notaría de Papantla. La también directora del Quinto poder de Veracruz falleció en el hospital general de Poza Rica

A los crímenes a periodistas de esta región se suma otro factor detectado por autoridades y los propios compañeros. A la fecha, tres periodistas permanecen detenidos; dos vinculados a proceso por el delito de secuestro y uno más por homicidio doloso, en agravio de la periodista María Elena Ferral

Se trata de José "N", quien fue detenido junto a otras seis personas por el homicidio de Ferral Hernández. A él, la Fiscalía de Veracruz lo señaló ante un juez de haber proporcionado información a un grupo criminal que atentó contra la reportera. 

A él se suman dos reporteros del diario policiaco Presente Veracruz, Enrique "N" y Jesús "N", ambos detenidos por secuestro. El primero fue capturado el 18 de julio de 2021, en Poza Rica. De acuerdo con fuentes policiales, el reportero y su presunto cómplice tenían privada de la libertad a una persona en el autohotel Vainilla, en la colonia Palma Sola.

 

 

El 14 de diciembre de 2020, Antonio de Jesús "N" fue capturado junto a otras nueve personas, por el plagio de una víctima en el municipio de Papantla

Junto a Antonio de Jesús "N" fueron detenidos: Miguel Ángel "N", alias "El Zamora", trabajador en molino de nixtamal, originario de Poza Rica; Jibrán "N", cocinero y comerciante (Nezahualcóyotl, Estado de México); Ivonne lucero "N", contadora privada (Tecámac, Estado de México); Jakelin Guadalupe "N", empleada doméstica (Reynosa, Tamaulipas); José Enrique "N", pasante de abogado (Poza Rica). 

Además, Bernardo Iván "N", alias "El perro", albañil, con domicilio en Juan Galindo, Puebla; Miguel Gerardo "N", chofer de taxi (Cazones de Herrera); Jaime "N", alias "El Chino", empleado de bar "La vivienda" (Cazones de Herrera); y José Ernesto "N", desempleado, (Tihuatlán).

De acuerdo con las imputaciones vertidas por la Fiscalía General del Estado (FGE) -dentro del proceso penal 127/20200- la banda ligada al reportero secuestró el día 12 de diciembre a una víctima de 32 años de edad, originaria de Cazones de Herrera, municipio del norte de Veracruz. 

La víctima permaneció incomunicada 48 horas en una casa de seguridad del municipio de Gutiérrez Zamora, localizado sobre la costa de Veracruz, a 70 kilómetros de Cazones de Herrera, donde fue el plagio. Los secuestradores, expusieron fiscales ante un juez, exigieron un millón de pesos a cambio de liberarlo. 

Fue el 14 de diciembre cuando acciones coordinadas de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro (UECS) y la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) permitieron la liberación de la víctima y la detención de diez personas: seis de ellos veracruzanos, dos del Estado de México, una de Tamaulipas y uno más de Puebla.