Córdoba, Ver.- El padre Julián Verónica Fernández, quien tiene una reconocida trayectoria en apoyo a migrantes y familiares de desaparecidos, se encuentra confinado debido al COVID-19.

El sacerdote enfermó en días pasados e incluso el pasado 9 de julio, los feligreses de la parroquia Nuestra Señora de los Dolores en Paraje Nuevo, Amatlán de los Reyes, fueron informados por el Consejo Parroquial de que el religioso había enfermado por el SARS-CoV-2.

 

 

“Por medio del presente se les comunica que nuestro párroco Julián Andrés Verónica Fernández, se encuentra afectado por el virus del SARS COVID 19. Gracias a Dios se encuentra estable y siguiendo las indicaciones del médico, estará un tiempo en confinamiento en la Casa Parroquial durante el tiempo necesario para la total recuperación de su salud”.

 

Este mismo día, el obispo de Córdoba, monseñor Eduardo Cirilo Carmona Ortega, confirmó que el sacerdote está internado, pero “bastante bien”.

El padre Julián Verónica, quien en este 2021 cumplió 29 años de sacerdocio, es una figura reconocida por los migrantes, por familiares de desaparecidos y organizaciones de derechos humanos, ya que él mismo forma parte de organizaciones no gubernamentales (ONGs).

En Amatlán, donde lleva ya más de 10 años, sus feligreses piden por la recuperación de su salud.