Un total de 25 presidentes municipales solicitaron préstamos -principalmente en 2020- que, a cinco meses de concluir sus administraciones no han sido liquidados, aún y cuando la normativa financiera establece que no deben heredar deuda a sus sucesores.

Sin embargo, no es esta la única deuda que deberán enfrentar los nuevos alcaldes que tomarán las riendas el 1 de enero de 2022: la bursatilización de la tenencia vehicular, acontecida en el gobierno de Fidel Herrera, sigue representando una baja considerable en los recursos anuales de la mayoría de las administraciones locales.

Aunque la Secretaría de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN) pretendía a más tardar en el primer trimestre de este 2021 solicitar la reestructuración de la bursatilización el requisito principal era que los 199 ayuntamientos comprometidos accedieran; a principios de año faltaban más de 50 por aceptar. No se informó, a la postre, que ocurrió con las pretensiones gubernamentales.

Sin embargo, es un hecho que falló la cruzada emprendida por el titular de esa dependencia, José Luis Lima Franco, de ahí que los ediles entrantes deberán aprobar o descartar el refinanciamiento de la bursatilización.

Del tema, Rafael Arias Hernández, economista e investigador de la Universidad Veracruzana (UV) sostiene que no puede tolerarse una “entrega-decepción” que, desde ya, comprometa las finanzas de los nuevos alcaldes o que solape desvíos de recursos de los municipios endeudados.

Aludiendo al proceso de entrega recepción al que están obligados tanto los Ayuntamientos salientes como entrantes, el integrante del Instituto de Investigaciones y Estudios Superiores Económicos y Sociales (IIESES) recordó que además de la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, las nuevas administraciones están regidas por el mecanismo anticorrupción.

“Nada de que terminas y te vas; ahora van a tener encima durante años una responsabilidad latente que van a tener que justificar”, advierte, apuntando que por Ley tanto los funcionarios que se van como los que llegan pueden tener responsabilidad si no saldan los financiamientos contratados para sus periodos o si solapan el desvío de los recursos comprometidos en deuda pública.

 

SE VAN Y NO HAN PAGADO CRÉDITOS

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP) los Ayuntamientos salientes podrían no tener solvencia para cumplir con los financiamientos que adquirieron en los 4 años que llevan en el poder.

Un caso obvio es el de Tuxpan, presidido por el panista Juan Antonio Aguilar Mancha, que contrajo una deuda de 30 millones de pesos el 21 de octubre de 2020 y fue inscrita en la base de datos de la SHyCP el 1 de diciembre de ese año; con corte al 31 de marzo, el saldo es de 17 millones 363 mil 640 pesos.

Dicha deuda se suma a otro préstamo que pidió el 18 de diciembre de 2019 y que fue registrada ante la Secretaría el 11 de marzo de 2020 por 54 millones 578 mil 727 pesos de los que todavía tiene pendientes 49 millones 224 mil 460 pesos.

No son las únicas: el 18 de diciembre de 2019 pidió tres créditos en total. Uno por 11 millones 640 mil 459 pesos con un saldo de 10 millones 498 mil 509 pesos; otro por 21 millones 940 mil 815 pesos con saldo de 19 millones 788 mil 384 pesos y el tercero por 80 millones 182 mil 991 con saldo de 72 mil 316 mil 900 pesos.

Ixtaczoquitlán, presidido por el también panista Miguel Ángel Castelán Crivelli, contrató a finales del año pasado 11 millones 400 mil pesos; de esos se deben 6 millones 218 mil 182 pesos; igualmente solicitó 20 millones 100 mil pesos y adeuda 8 millones 345 mil 622.07 pesos.

Puente Nacional, gobernado por Fabián Sartorius Domínguez quien llegó al cargo por el PVEM, pidió 4 millones 935 mil pesos y aún debe 3 millones 628 mil 107.67 pesos.

Otros municipios que destacan por su alto endeudamiento son Castillo de Teayo, que debe 6 millones 562 mil 941.41 pesos de un monto contratado por 8 millones 927 mil pesos; San Rafael, con un crédito contratado el año pasado por 7 millones 544 mil pesos y aún debe cubrir 5 millones 546 mil 189.02 pesos.

San Andrés Tuxtla es de los municipios que pidieron un monto más alto a poco más de un año del cambio de administración: 58 millones 999 mil 999 pesos de los cuales aún debe 43 mil 401 233.19 pesos. En El Higo, la deuda contratada en 2020 por 8 millones 212 mil pesos no ha sido disminuida ni en la mitad, pues el saldo pendiente es de 4 millones 486 mil 835.24 pesos.

Zacualpan debe 4 millones 371 mil 3 pesos de los 7 millones 999 mil 999 pesos; Apazapan debe un millón 171 mil 970.49 pesos; Tamiahua pidió 14 millones 270 mil pesos de los cuales deben 7 millones 796 mil 777.60 pesos.

Tlapacoyan pidió 21 millones 559 mil pesos y debe 11 millones 784 mil; Comapa inscribió un crédito por 12 millones 323 mil pesos y debe 5 millones 654 mil 646.10 pesos; Gutiérrez Zamora pidió 11 millones 99 mil pesos. El saldo al momento es de 5 millones 92 mil 990 pesos.

Acula debe al 31 de marzo de este año un millón 377 mil 525.53 pesos de 3 millones 2 mil pesos. Camerino Z. Mendoza aún debe saldar 6 millones 488 mil 411.72 pesos de 14 millones 140 mil; Huiloapan de Cuauhtémoc solicitó 2 millones 785 mil 999 pesos, pero aún debe un millón 278 mil 409.57 pesos.

Banderilla solicitó 4 millones 690 mil pesos y debe 2 millones 152 mil 96.80 pesos; de los 11 millones 52 mil que solicitó Santiago Sochiapan debe 5 millones 73 mil 599.38 pesos; Cerro Azul pidió 8 millones 117 mil pesos, de los cuales todavía debe saldar 3 millones 724 mil 641.97 pesos. Oteapan se endeudó con 8 millones 226 mil 999 pesos, el saldo es de 3 millones 775 mil 117.38 pesos.

Medellín de Bravo por su parte solicitó 11 millones 690 mil pesos con saldo de 5 millones 101 mil 740 pesos, mientras que Veracruz puerto, gobernado por el panista Fernando Yunes Márquez, pidió 62 millones y le faltan por pagar 27 millones 40 mil 148.64 pesos; por su parte Pánuco debe 18 millones 312 mil 170.89 pesos de un préstamo de 41 millones 963 mil 999 pesos.

Finalmente Xico arrastra una deuda de 6 millones 557 mil 223.26 pesos de un préstamo de 15 millones 6 mil pesos; Perote debe 9 millones 921 mil 734 pesos de un préstamo de 23 millones 890 mil; Zentla pidió 8 millones 170 mil y el saldo es de 3 millones 392 mil 225.48 pesos.

 

DEUDA BURSÁTIL, PENDIENTE

A estos financiamientos sil saldar se suman las emisiones bursátiles, que comprometieron prácticamente a la totalidad de los municipios de Veracruz con una deuda que, en palabras del gobernador del estado, Cuitláhuac García Jiménez, prácticamente resulta “impagable”.

Actualmente, la deuda se ubica en mil 400 millones de pesos a pesar de que lleva más de 13 años pagándose; si bien es cierto que algunos municipios han pagado avanzado en saldar sus compromisos, hay algunos que arrastran montos elevados que dejan con poca liquidez a los próximos gobiernos.

En primer lugar, los municipios que a la fecha continúan con adeudos relativos a la deuda por la bursatilización de la tenencia vehicular son:

Acajete, Acayucan, Actopan, Acula, Acultzingo, Agua Dulce, Álamo Temapache, Alpatláhuac, Alto Lucero, Altotonga, Alvarado, Amatitlán, Amatlán de los Reyes, Ángel R. Cabada, Apazapan, Aquila, Astacinga, Atlahuilco, Atoyac, Atzacan, Atzalan, Ayahualulco.

Banderilla, Benito Juárez, Camarón de Tejeda, Camerino Z. Mendoza, Carlos A. Carrillo, Carrillo Puerto, Castillo de Teayo, Catemaco, Cazones de Herrera, Cerro Azul, Chacaltianguis, Chalma, Chiconamel, Chiconquiaco, Chicontepec, Chinameca, Chinampa de Gorostiza, Chocamán, Chumatlán, Citlaltépetl, Coacoatzintla, Coahuitlán, Coatepec, Coatzacoalcos, Coatzintla, Coetzala y Colipa.

También Comapa, Córdoba, Cosamaloapan, Cosautlán, Coscomatepec, Cosoleacaque, Cotaxtla, Coxquihui, Coyutla, Cuichapa, Cuitláhuac, El Higo, Emiliano Zapata, Espinal, Fortín, Gutiérrez Zamora, Hidalgotitlán, Huatusco, Huayacocotla, Hueyapan, Huiloapan, Ignacio de la Llave, Ilamatlán, Isla, Ixcatepec, Ixhuacán de los Reyes, Ixhuatlán de Madero, Ixhuatlán del Café, Ixhuatlán del Sureste, Ixhuatlancillo.

Ixmatlahuacan, Ixtaczoquitlán, Jalacingo, Jalcomulco, Jáltipan, Jamapa, Jesús Carranza, Jilotepec, José Azueta, Juan Rodríguez Clara, Juchique de Ferrer, La Antigua, La Perla, Las Minas, Lerdo de Tejada, Los Reyes, Magdalena, Maltrata, Manlio Fabio Altamirano, Mariano Escobedo, Martínez de la Torre, Mecatlán, Mecayapan, Medellín y Minatitlán.

Así como Misantla, Mixtla de Altamirano, Moloacán, Nanchital, Naolinco, Naranjal, Naranjos Amatlán, Nautla, Nogales, Oluta, Omealca, Orizaba, Otatitlán, Oteapan, Ozuluama, Pánuco, Papantla, Paso de Ovejas, Paso del Macho, Perote, Platón Sánchez, Playa Vicente, Poza Rica, Pueblo Viejo, Puente Nacional, Rafael Delgado, Rafael Lucio, Río Blanco, Saltabarranca, San Andrés Tenejapan, San Andrés Tuxtla.

San Juan Evangelista, San Rafael, Santiago Sochiapan, Santiago Tuxtla, Sayula de Alemán, Sochiapa, Soconusco, Soledad Atzompa, Soledad de Doblado, Soteapan, Tamalín, Tamiahua, Tampico Alto, Tantoco, Tantima, Tantoyuca, Tatahuicapan, Tecolutla, Tehuipango, Tempoal, Tenampa, Tenochtitlán, Teocelo, Tepatlaxco, Tepetlán, Tepetzintla.

Tequila, Texcatepec, Texhuacán, Texistepec, Tezonapa, Tierra Blanca, Tihuatlán, Tlalchichilco, Tlacojalpan, Tlacolulan, Tlacotalpan, Tlacotepec de Mejía, Tlalixcoyan, Tlalnelhuayocan, Tlaltetela, Tlaquilpa, Tilapan, Tomatlán, Tonayán, Totutla, Tres Valles, Tuxpan, Tuxtilla, Úrsulo Galván, Uxpanapa, Vega de Alatorre.

Veracruz, Villa Aldama, Xalapa, Xico, Xoxocotla, Yanga, Yecuatla, Zacualpan, Zaragoza, Zentla, Zongolica y Zontecomatlán.

De los municipios endeudados, en el sur Coatzacoalcos es uno de los más comprometidos, con 107 millones 162 mil 588.40 pesos.

Córdoba debe 39 millones 489 mil 173.25 pesos; Cosoleacaque suma un adeudo desde 2018 de 19 millones 777 mil 399.92 pesos; Ixtaczoquitlán debe 19 millones 623 mil 155.09 pesos.

Martínez de la Torre adeuda al 31 de marzo de 2021 por concepto de bursatilización 15 millones 636 mil 590.34 pesos; Minatitlán 27 millones 403 mil 397.02 pesos; Orizaba, 42 millones 53 mil 016.11 pesos; Pánuco, con 11 millones 34 mil 117.50 pesos.

Asimismo, se encuentra también Papantla con una suma pendiente de 20 millones 600 mil 659.89 pesos; Poza Rica también es de los que arrastran adeudos más altos, con 34 millones 266 mil 583.05 pesos.

San Andrés Tuxtla debe aun 10 millones 198 mil 777.41 pesos; Tierra Blanca, 15 millones 46 mil 260.85 pesos; Tuxpan con 34 millones 41 mil 433.77 pesos; Veracruz debe 123 millones 796 mil 704.59 pesos. La capital del estado, Xalapa, debe 86 millones 767 mil 510.75 pesos.

 

MANEJO IRRESPONSABLE

Rafael Arias, experto en manejo de las finanzas públicas sostiene que ha habido un manejo totalmente irresponsable de los recursos públicos y debe replantearse y controlarse el endeudamiento, pues es inminente que haya responsabilidades de tipo penal de seguir hipotecándose los gobiernos municipales a futuro.

Además, acotó que hacer las cosas bien no es solo un deber, sino una necesidad debido a que los recursos públicos de las administraciones locales son limitados.

“En principio no es más de lo mismo: entregas, te despides y ahí nos vemos. No. En primer lugar, deben tener presente los que se van y los que entran que hay una serie de responsabilidades nuevas que provienen de la legislación anticorrupción y muchas pueden ser aplicadas a los responsables del manejo de los recursos.

“En segundo lugar, advertirle a los que van a recibir que, o exigen cuentas claras y específicas para saber qué se tiene, qué no se tiene, o qué se logró, qué está pendiente o qué no se pudo; o pasarán a formar parte de los responsables, cómplices o culpables”, advierte.

Arias Hernández acotó que la crisis económica actual será un tema fundamental en la transición municipal de Veracruz, máxime que las leyes actuales otorgan la posibilidad a la sociedad de solicitar información respecto a este y otros rubros.

“Muchos nuevos gobernantes no se imaginan el problema que van a agarrar y el primer problema para los que reciben es, o reconocen que se hizo un buen trabajo o denuncian la irresponsabilidad en caso de que lo encuentren”.

Para el investigador los alcaldes salientes no han logrado dimensionar el alcance de los sistemas anticorrupción echados a andar en los últimos años, lo que traerá consigo un panorama distinto al que se vivía en otras administraciones, donde son muchos los casos de impunidad municipal.

Respecto a la reestructuración de la deuda bursátil y la imposibilidad de la SEFIPLAN de poder llevar a cabo este proceso, sostuvo que un principio económico fundamental es que no puedes gastar lo que no tienes, aunque tampoco existió información sobre quiénes se verían beneficiados con un nuevo refinanciamiento.

“Hubiera sido interesante revisar como se justificaba la reestructuración y, por otro lado, se puede decir qué bueno que no se logró la reestructura, porque el endeudamiento siempre favorece a quienes son dueños del capital, pero hay otro hecho importante; hay que preguntar quiénes son los que manejan la negociación de la deuda porque siempre se asigna un porcentaje a los negociadores, que están dispuestos a todo por las comisiones.

“Pero lo más importante es que no puede endeudarse el derecho ni limitarse el futuro de generaciones que todavía no nacen”, indicó.

El investigador señala que a estos factores se agrega que en realidad no hay en realidad información confiable respecto a los montos de deuda pública “por la letra chiquita, el anexo escondido. No se debe lo que dice que se debe”, sentenció.