Las dos hermanas que celebraron la legalización del aborto 

Las hermanas Carla de 19 años y Alina de 12 fueron las únicas jóvenes que celebraron la aprobación de la interrupción legal del embarazo en el municipio de Amatlán de los Reyes, ubicado en la zona central montañosa de Veracruz, a más de 207 kilómetros de la capital del Estado.

 

La población del municipio es católica, por lo que la reforma que legaliza el aborto no se recibió de buena manera. Las dos jóvenes convocaron a un grupo de amigas para salir a celebrar a la plaza municipal, y aunque algunas habían aceptado el acudir a las cuatro de la tarde, no llegaron a la cita.

 

La preocupación de quienes no acudieron a la marcha era que las tacharan de “abortistas”, a pesar de tener derecho a decidir sobre su cuerpo, por lo que evitaron llegar al punto de encuentro.


En el municipio, ubicado en la zona centro, las mujeres son víctimas de violencia en el seno familiar, lo que en ocasiones lleva a embarazos no deseados y a tener que dar a luz a muchos hijos.

 

“Con esta ley no se trata de que todas las mujeres tengan que abortar, sino que cada una es libre decidir sobre su cuerpo y evitar que pongan en riesgo su vida”, afirmó Karla de 19 años.

 

La joven cuenta que, aunque había citado a las cuatro a la movilización, esperaron hasta las cuatro y media y nadie llegó. El hecho no hizo que frenaran su intención de festejar, por lo que viajaron a Córdoba, municipio conurbado, a participar en la marcha a la que convocó Marea Verde.

 

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública detallan que, de enero a junio del 2021, se han iniciado 11 averiguaciones previas por el delito de aborto.

 

Este 20 de julio el Congreso local aprobó -con 25 votos a favor- reformas al código penal que permiten la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas; si una mujer aborta después de esa fecha, recibirá atención psicológica de 15 días a un mes.

 

En el caso del personal médico que haga abortar a la mujer con su consentimiento se le impondrán de 15 a dos meses de prisión o de 50 a 100 días de trabajo en favor de la comunidad, y multa de hasta 75 días de UMAS.

 

Además, se tipificó el delito de aborto forzado, se le impondrá prisión de tres a diez años y multa de hasta 100 días de Salario Mínimo. Si se empleara la violencia física o moral, las sanciones serán de seis a 15 años de prisión y multas de hasta 150 días de Unidades de Medida y Actualización (UMA); y el personal médico se le suspenderá su licencia profesional de dos a cinco años.