Empresarios en Veracruz comprobaron que bandas de extorsionadores estaban afectando sus operaciones enfocadas en el Corredor Interoceánico Istmo de Tehuantepec.


Por esta razón, fue necesaria la intervención de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y de la Guardia Nacional, confirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador en la conferencia matutina de este viernes.


El Ejecutivo reiteró que el Ejército es el encargado de garantizar la seguridad en todo el Istmo, coordinándose con la Guardia Nacional, de ahí que ya pudieron reestablecer las actividades de las empresas.
“No permitían que se trabajara en ciertos tramos, sobre todo en lo que corresponde al Estado de Veracruz y había extorsiones y robos a las empresas, por eso no podían las empresas constructoras desarrollar sus funciones, sus trabajos”, señaló.


El Ejecutivo explicó que su Gobierno actuó ante este problema desde hace 3 meses. El pasado 11 de mayo, López Obrador reconoció que bandas de delincuentes estaban impidiendo el avance del proyecto.


“Ahora que fui al Istmo me enteraron de que tenemos tramos en donde se está construyendo o rehabilitando la vía del Ferrocarril del Istmo, que no se ha podido avanzar porque hay bandas de delincuentes que exigen soborno a las empresas para poder trabajar; pero no sólo eso, quieren que a ellos se les compre el material, y tienen el control y amenazan”, reveló el presidente hace más de 2 meses. 


La ruta ferroviaria en Veracruz pasará por Coatzacoalcos, Minatitlán, Jáltipan, Acayucan, Sayula de Alemán y Jesús Carranza y actualmente se avanza en la construcción de los 300 kilómetros; se han adquirido terrenos para la edificación de diez parques industriales, en donde se ofrecerán subsidios fiscales a las empresas que se instalen.