“¿Cuáles son tus obligaciones?”, pregunta un policía municipal de Tlaltetela a una persona que grababa presuntos abusos contra jóvenes que fueron sometidos y detenidos la madrugada de este sábado 24 de julio. Posteriormente, el policía golpea la cámara y la grabación es interrumpida.

De acuerdo con medios de la región montañosa los hechos ocurrieron sobre la calle principal de Tlaltetela, donde al menos dos jóvenes fueron detenidos. Los quejosos aseguraron que procederán contra los policías, a la par que la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) ya tiene registro de lo sucedido, informó la titular de la dependencia, Namiko Matzumoto Benitez.

Tlaltetela se ubica entre los municipios de Jalcomulco y Totutla, sobre la carretera federal Xalapa-Huatusco, tramo que ha sido marcado por la comisión de delitos de alto impacto como secuestros y asesinatos, durante los últimos meses.

 

 

Policías de Tlaltetela en la mira por secuestro

El pasado 23 de noviembre de 2020 fue secuestrado el líder municipal del PAN en Tlacotepec de Mejía, Guillermo E.J. Los hechos ocurrieron en Totutla, región de Tlaltetela. Cuatro hombres con armas largas sustrajeron al político de un vehículo Jetta color gris y posteriormente lo subieron a una camioneta Duster roja para llevarlo hasta un lugar oculto, ubicado a 3 kilómetros de distancia.

Elementos de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro (UECS) lograron participar en las negociaciones del plagio, donde los captores del presidente del PAN pidieron un millón de pesos para regresarlo con vida.

Además, exigieron a familiares entregar diversos automóviles y avisar al alcalde de Tlacotepec de Mejía, Alberto Marino Espinoza Murillo, que debería ponerse a las órdenes de ellos, a partir de que Guillermo E. J., fuera liberado.

Tras cuatro días de negociaciones, y mediante tareas de inteligencia, detectives de la UECS dieron con la ubicación de Guillermo E.J., en una casa color azul ubicada en una desviación de la carretera federal 125, muy cerca de un rancho que fue propiedad del exalcalde de Totutla.

Guillermo E.J., estaba amordazado, atado de pies y manos; y presentaba rasgos de tortura física y psicológica. En esas fechas, autoridades policiales refirieron a este medio que se presumía la participación de funcionarios de esa región de Huatusco, entre ellos de Tlaltetela, (algunos de ellos identificados).