¿Regresar o no a clases presenciales? Este es el dilema al que se enfrentan maestros y padres de familia. Aunque muchos consideran que la decisión que tomó el presidente Andrés Manuel López Obrador del regreso forzoso a las aulas en agosto es arbitrario y arriesgado, por la tercera ola de covid, otros ven con buenos ojos esta propuesta.

Este es el caso de Paulina Aguilar,  quien tiene tres hijas; dos en primaria y una en secundaria. Para ella la educación a distancia se volvió un reto, pues además de tener que compaginar todos los días cada una de sus clases, también tiene que organizarse para realizar su trabajo y continuar con sus estudios universitarios, al igual que su esposo.

“Se nos junta a todos las escuelas, son cinco programas educativos los que tenemos que llevar en esta casa. Con Luciana y con Camila (sus hijas) teníamos que estar conectadas a la misma hora, cada una en diferente cuarto con su respectivo maestro, entonces si es un poco complicado”, dijo.

Además de eso, una de sus hijas fue diagnosticada con Déficit de Atención, lo que vuelve más complicado llevar una educación a distancia y lograr que se concentre en los videos educativos que la Secretaría de Educación Pública (SEP), habilitó como una estrategia de material de apoyo.

Admite que, basado en su caso personal, el programa de “Aprende en Casa” no fue pensado para las distintas condiciones a las que se enfrentan los alumnos, pues dice que para su familia no fue funcional.

Está consciente que todavía existe riesgo de contagio, pero también concuerda que se podrían aplicar estrategias para reducir el número de alumnos en las aulas.

Por el contrario, Erica quien tiene una hija en segundo de primaria, considera que no es necesario regresar a clases presenciales para seguir con la educación de los alumnos, pues admite que se logró adaptar al programa “Aprende en Casa”.

 

“Se me hace muy irresponsable departe de las autoridades que de cierta manera obliguen a los papás, hasta ahorita no hay una vacuna para los niños que tienen la edad de mi hija e incluso no han sido vacunados”, argumentó.

La pandemia para Erica fue difícil, debido a que perdió a dos familiares por causa de la covid, eso la mantiene alerta y es uno de los factores que la llevaron a tomar la decisión de no llevar a su hija a clases presenciales, por lo que dice prefiere pierda el año a mandarla de regreso a las aulas.

Antonio es otro padre de familia que se niega a enviar a su hijo a clases presenciales, pues dice que las nuevas variantes del virus están afectando más a las personas jóvenes y debido a que los contagios siguen en la entidad hace más peligroso para ellos.

Si bien comenta que los riesgos de que los niños tengan complicaciones por contraer la covid son pocos, también teme que a través de su hijo pueda contagiar a sus suegros; dos adultos mayores que, aunque cuentan con las dos dosis de la vacuna contra el coronavirus, esto no los hace inmunes a poder contraerlo.

Escuelas no se encuentran listas: maestro

Para los docentes este cambio repentino de mudar su salón de clases a sus casas fue complicado, al inicio hubo mucha incertidumbre, pues la mayoría no sabían cómo se iban a llevar a cabo esta nueva modalidad.

Mientras fueron pasando los meses muchos de ellos lograron adaptarse a las dificultades que se presentaron a lo largo del año, desde la falta de conectividad y herramientas con las que los alumnos contaban y con las que tenían que trabajar, hasta ir una vez al mes a las comunidades para llevar el material didáctico y verificar el avance de sus alumnos.

Luis Valencia, maestro de segundo grado de primaria, comenta bajo su experiencia que este regreso a clases se debe de ver desde las diferentes vertientes, aunque muchos profesores también desean regresar a las aulas, las escuelas no garantizan la seguridad, ni las condiciones para ambos.

“Hay muchas escuelas que fueron vandalizadas, hay muchas que no tienen agua, al menos donde yo estoy asignado hay muchos problemas de agua, entonces como pretenderíamos llevar un regreso a clases presencial si no hay condiciones”, dijo.

Pese a que los maestros cuentan con la vacuna contra la covid siguen en riesgo de contraer el virus, aunado a eso la tercera ola y las nuevas cepas del virus pueden complicar los contagios.

Regreso a clases riesgo de contagio inminente ante nuevas cepas

El presidente del Colegio de Medicina Interna del Estado de Veracruz Alejandro Quintín Barrat Hernández, señaló que la postura que tomó el presidente sobre el regreso a clases puede tener varías consecuencias en especial en las personas jóvenes, quienes ahora se encuentran más propensos a contraer el virus.

Existen muchos factores a analizar, considera que sebe contemplar las condiciones de las escuelas, ya que muchas sí cuentan con la infraestructura adecuada, pero las que no, pueden ser un foco de contagio importante.

Otro de los factores que se debe de analizar es el transporte público, al haber más alumnos que vayan a la escuela el riesgo de espacios cerrados donde se pudiera dar el contagio es mucho mayor.

“Los niños son no vacunados y las nuevas cepas que estamos teniendo al ser de mayor transmisividad, pues vamos a encontrar una mayor tendencia a que se contagien aquellas personas que no estén vacunadas y en este caso el principal grupo es de niños y adolescentes”, aseguró.

El especialista auguró que este escenario pueda replicarse como en otros estados, donde habían implementado el regreso a clases y aumentaron los rebrotes, entre las consecuencias menores podrían ser regresar al confinamiento o en su defecto registrar una cifra de muertes en este sector.

Dijo que se debe de tener un plan detallado para el regreso a clases, además de las medidas de sanidad que en algunos casos son deficientes, tienen que implementar otras estrategias para salvaguardar la salud de los docentes.

“Los salones deben de estar todos ventilados, no se puede permitir salones cerrados con climas, que en lugares como el nuestro es bastante complicado y en caso de que se dé clases en lugares cerrados deben de tener monitores de dióxido de carbono y además en el filtro hepa para los climas, todo eso representa un gasto extra para las escuelas y no todas están en la capacidad de adquirirlo”.

Insistió a la población seguir tomando las medidas necesarias para evitar los contagios, puesto que en esta tercera ola de contagios los índices de casos van en aumento y son más graves, por lo que algunos hospitales tuvieron que reconvertirse para atender a pacientes.

Mientras que en el caso de las escuelas agregó que lo mejor es implementar un modelo híbrido de clases, donde algunos alumnos vayan de forma presencial y otros virtuales, así como recomendó que las aulas educativas que no cuentan con la infraestructura necesaria deben permanecer cerradas.