“Marlon nos dio una puñalada en el corazón”, dice Cecilia Roldán – madre de Monserrat Bendimes, víctima de feminicidio – con la voz quebrada y el llanto a punto de traicionarla.

A tres meses y seis días de la muerte de su hija, Cecilia abre su corazón de madre para narrar los últimos minutos de vida de Monse.

 

 

El duelo, la depresión, el llanto y la frustración aún están presentes en la familia Bendimes Roldán; los días, explica la madre, son muy complicados.

La presencia de Monse se siente en cada espacio de la casa; todos los detalles llevan su nombre, pero eso no hace menos fácil para sus padres y su hermana no poder platicar con ella.

 

“(La casa se siente) muy triste, sola, una parte un vacío, el otro lo llena mi hija Leslie”, aquí está con nosotros, pero sola la casa, un vacío, a veces un silencio”, comparte a E-Consulta Veracruz. 

 

Con el rostro sonrojado por las lágrimas que se asoman, Cecilia retrocede el tiempo para recordar el pasado 17 de abril, cuando Monse fue atacada presuntamente por Marlon Botas, su pareja sentimental.

 

 

Aquel día, los Bendimes Roldán acudieron a un bautizo familiar que por la pandemia se retrasó algunas fechas.

La madre recuerda que había pocas familias en la celebración, pues entonces el semáforo de covid-19 permanecía en color naranja en el puerto de Veracruz.

Monse se ausentó del bautizo para ir a dejar unas cosas a casa, aunque tenía planes de regresar para ir a cenar con sus primos.

La familia la esperó, pero ya no regresó; por el contrario, sus padres recibieron una llamada de Jorge Ignacio Botas, el padre de Marlon.

 

“Era el papá de Marlon avisándonos que Monse estaba en el hospital, no nos dio una explicación, no nos dijo que pasó, solo que Monse estaba herida y que estaba en el hospital”, narró.

 

Jorge Ignacio Botas les aseguró que no se trataba de nada grave y que la joven se encontraba consciente… pero no por mucho tiempo.

Cecilia Roldán y su esposo Víctor Bendimes corrieron al hospital donde Monse fue internada y apenas alcanzaron a hablar unos minutos con su hija.

 

- ¿Cuáles fueron sus últimas palabras?

 

“Pues que había sido Marlon”, afirma la mamá.

 

 

De acuerdo con la versión que los familiares dieron a conocer días después de la agresión, Monse fue atacada a golpes por Marlon Botas Fuentes.

El ataque le provocó fracturas en el cráneo, el cuello y un brazo, lesiones que llevaron su salud a un estado crítico.

Después del ataque, la joven fue trasladada por Marlon y sus padres a un hospital privado en Boca del Río. Acto seguido, huyeron.

Inicialmente, los papás de Monse pensaron que la joven sufrió un accidente automovilístico, pero tras llegar a la clínica supieron lo ocurrido.

 

“Nunca nos separamos de la cama de Monse”

 

La joven fue internada la noche del 17 de abril de 2021 ya con un estado crítico de salud; al día siguiente los médicos la declararon con muerte cerebral.

 

Imagen

 

Aferrados a la fe en Dios, Cecilia y su esposo decidieron estar con su hija hasta su último aliento de vida, mientas en redes sociales y las calles la sociedad se volcaba contra Marlon, ya prófugo.

 

“Nosotros nos fuimos por la parte espiritual, teníamos la fe de que Dios nos hiciera un milagro y dijimos que no, que hasta que mi hija diera su último aliento estaríamos con ella”, comparte Cecilia.

 

Monse permaneció tres días en terapia intensiva mientras los médicos le realizaban estudios, hasta que ellos mismos decidieron colocarla en una habitación en la que pudiera estar con su familia.

 

“Cuando Monse falleció estábamos nosotros presentes, nunca nos separamos de la cama de Monse, siempre estuvimos mi esposo, mi hija y yo junto a su cama”.

 

Al sexto día de su hospitalización, el 23 de abril, la joven no aguantó más las heridas ocasionadas por los golpes de los que acusó Marlon fue responsable.

La joven falleció ante el dolor de su familia y la consternación de la sociedad de Veracruz-Boca del Río y colectivos feministas que nuevamente se volcaron a las calles para protestar por su feminicidio.

 

 - ¿Qué pasa por la mente de una madre cuando ve morir así a su hija?

 

“Se nos acabó el mundo, aunque sabíamos la noticia no la queríamos creer, no la aceptábamos. Hasta la fecha no la aceptamos muy bien.

A veces platicando con mi esposo creemos que es un sueño, que estamos dormidos, que vamos a despertar y lo que estamos viviendo no sucedió”, se lamenta la madre.

 

Marlon solía ser amable

Según Cecilia Roldán, Marlon Botas siempre fue amable con la familia y nunca mostró signos de ser violento.

El joven, prófugo de la justicia, conoció a Monse en agosto de 2020 en la Universidad del Valle de México Campus Veracruz.

Ambos eran estudiantes de la carrera de ingeniería industrial y siempre estaban juntos, incluso hacían tareas en equipo.

Para el día de la agresión que causó el feminicidio de Monse, los jóvenes ya tenían nueve meses de novios.

La madre refiere que ahora que habla con gente especializada en feminicidios, sabe que si su hija hubiera padecido violencia en el noviazgo hubiera tenido cambios de conducta.

Sin embargo, la madre nunca detectó cambios en el comportamiento de Monse.

 

“Quiero decirte algo, Monse bailaba, cantaba, sus comidas no podían faltar, ella decía ‘quiero desayunar, quiero comer, quiero cenar, tengo un antojo’.

Venían sus amigas, platicaba, risas con sus amigas, le gustaba nadar, usaba bikini, traje de dos piezas, nada que nos diera un indicio”.

 

- Si usted tuviera la oportunidad de regresar el tiempo y estar con ella para protegerla ¿qué haría?

 

“La separaría de Marlon, porque él es el que la dañó, nos quedaríamos en la casa ese día. Ese día fue un cambio, pasamos de la alegría a la tristeza, pero en un cerrar de ojos.

La convertiría en una niña de burbuja, de cristal, de esas que no se pueden tocar”, contesta Cecilia.

 

Tanto Cecilia como su esposo Víctor y su hija Leslie esperan que Marlon Botas pronto sea detenido. Ahora sabe que si lo tuviera en frente le preguntarían qué le hizo su familia para herirlos tanto.

 

Estudiar nanotecnología e ir a Alemania, el sueño incumplido de Monse

El sueño de Monse Bendimes siempre fue estudiar la ingeniería en nanotecnología; encontró la carrera en Ciudad de México, pero sus padres creyeron que era un lugar inseguro.

 

“Jamás pensamos que nuestra ciudad y en nuestra casa pudiera haber inseguridad”, señala la madre.

 

La joven también tenía la meta de estudiar en una universidad de Alemania a través de un intercambio escolar o por medio de una beca.

Su mamá recuerda que era “una niña muy versátil”. Le gustaba bailar, cantar y nadar, también era amante de los libros y antes de la pandemia era cliente asidua de los cines.

 

- Si pudiera reencontrarse con Monse ¿qué le diría?

 

“Solo que me diga si está bien, si es feliz y que no le falte nada, le daría un abrazo y un beso”.

 

“Pedimos justicia, es nuestro derecho”

Marlon Botas Fuentes se encuentra prófugo de la justicia desde el pasado 17 de abril, después de la agresión a Monserrat Bendimes hasta causarle varias fracturas que le provocaron la muerte.

De acuerdo con las primeras versiones sobre el caso, el presunto feminicida habría sido ayudado a escapar por sus padres Jorge Ignacio Botas y Diana Fuentes, pequeños empresarios de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río.

Marlon se encuentra denunciado por el delito de feminicidio ante la Fiscalía General del Estado (FGE), que abrió la carpeta de investigación 1250/2021.

El pasado 1 de mayo, elementos de la FGE catearon un par de casas de la familia de Marlon. Las propiedades se ubican en el fraccionamiento La Tampiquera y la colonia 1 de mayo, en Boca del Río.

 

 

Jorge Botas recibió a los policías ministeriales en una de las viviendas. El hombre fue repudiado en redes sociales debido a que, durante el cateo, de dos horas, se mostró sonriente.

 

 

El 11 de mayo un juez autorizó a la fiscalía ofrecer una recompensa de 250 mil pesos a quienes informen detalles que ayuden a dar con el paradero del presunto feminicida.

 

 

Para tales fines, se puede hacer difusión del nombre completo de Marlon Botas Fuentes y de su rostro sin que tenga que ser distorsionado.

 

 

Las manifestaciones de la familia y de colectivos feministas continúan, mientras la FGE investiga la localización de Marlon.

Cecilia Roldán se dijo totalmente agradecida con la sociedad veracruzana por el apoyo que le mostró luego del feminicidio de Monse, para que el caso siga vigente.

 

“Me han ayudado muchísimo a que la situación tenga difusión, que siga vigente, para que sigan buscando Marlon, solo pedimos justicia, que creo está dentro de nuestro derecho”, finalizó.