El Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) informó que el presunto daño patrimonial a las Cuentas Públicas de 2019 es por 2 mil 645 millones de pesos.


Al entregar los resultados a la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado, la auditora general Delia González detalló que en el primer año de la administración de Cuitláhuac García Jiménez un total de 46 entes estatales presentaron irregularidades en su gasto por 566 millones de pesos.


Además, de los entes municipales 210 de 212 Ayuntamientos presentan anomalías por más de 2 mil millones de pesos y 6 entidades paramunicipales por un total de 11 millones de pesos.


González Cobos añadió que también se determinaron reintegros por más de 100 millones de pesos, de los cuales más de 62 millones de pesos corresponden a 108 municipios; más de 14 millones de pesos corresponden a 3 entidades paramunicipales y más de 24 millones de pesos a 16 entes estatales.


En cuanto a inconsistencias de carácter administrativo 28 entes estatales presentan dichas inconsistencias y 2 sólo resultaron con recomendaciones del ORFIS.


Además, 2 municipios presentan inconsistencias de carácter administrativo y de las entidades paramunicipales 10 resultaron con irregularidades de este tipo.


“En materia de legalidad y desempeño 2 entes estatales presentan inconsistencias de carácter administrativo; 3 entes municipales igualmente presentan inconsistencias de carácter administrativo; una paramunicipal presenta también inconsistencia de carácter administrativo”.


En total se emitieron mil 989 observaciones con daño, de los cuales hubo 203 observaciones estatales por un monto de más de 566 millones de pesos; de entes municipales mil 776 observaciones por un importe superior a más de 2 mil millones de pesos y por su parte las entidades paramunicipales 10 observaciones por 11 millones de pesos.


Cabe recordar que las cuentas se entregan con año y medio de retraso debido a 3 prórrogas concedidas por el Congreso del Estado.


“La situación de emergencia que pasamos y que continúa persistiendo obligó a todos a tomar medidas extraordinarias sin que fuese la excepción la actividad fiscalizadora desarrollada por el Orfis”, señaló González Cobos.