Córdoba, Ver. - “Su plan era irse a estudiar a México, a echarle muchas ganas, en un instante les arrebataron la vida, pedimos que esto se esclarezca, es obvio que venían por alguien”, expresa la mamá de Jonathan Herrera Aguilar, a un mes del asesinato de su hijo y su sobrino Eduardo Jiménez Aguilar.

El 2 de julio pasado, Jonathan de 15 y Eduardo de 13 años fueron asesinados por elementos de la Fuerza Civil, cuando lavaban la camioneta de su tío. 

Aunque al inicio la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) emitió un comunicado donde informaban que se había tratado de un “fuego cruzado” por un enfrentamiento armado en la comunidad de La Patrona, municipio de Amatlán, pero familiares de las víctimas descartan esta versión.

 

 

Ese día, a las 11 de la mañana, las madres de los jóvenes que estudiaban en la Secundaria General de Amatlán habían ido a recoger sus boletas, relatan.

“Mi hijo, era muy estudioso, él tenía muchos planes en vida. Cuando yo regresé y le enseñé sus calificaciones, me dijo mamá salí bien y le contesté: sí, mi amor saliste bien, a echarle ganas”, recuerda Luz María Aguilar González, mamá de Eduardo.

 

 

Ese mismo día, Jonathan también se emocionó cuando supo que no iba a reprobar ninguna materia; “él y su primo siempre andaban juntos, ayudaban a su tío de vez en cuando, pero no se dedicaban a eso”, expresó Santa Beatriz Aguilar González, mamá de Jonathan Herrera.

Los sueños de ambos jóvenes fueron truncados en lo que las autoridades llamaron “un fuego cruzado”, al reconocer una semana después de los hechos, que los menores eran inocentes. “Estaban limpios”, dijo el gobernador, Cuitláhuac García.

Familiares de Jonathan y Eduardo, lamentaron que la Comisión estatal de Atención Integral a Víctimas, minimizara los hechos al decir “eso no es importante, las autoridades tienen muy apretadas sus agendas”. Al día de hoy-aseguran-solo han recibido algunos apoyos para gastos funerarios y atención social.

Las familias viven con la incertidumbre de que los responsables del doble asesinato siguen sueltos, por lo que señalan que harán responsables al gobernador, al Secretario de Seguridad Pública Hugo Gutiérrez Maldonado y a la Fiscal General del Estado de Veracruz, Verónica Hernández Giadáns, por cualquier situación que atente contra su seguridad.

De no tener avances en la investigación, anunciaron, marcharán en una caravana hasta la ciudad de Xalapa para plantarse frente a la Fiscalía General y obtener la respuesta de la Justicia en Veracruz.