El Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) confirmó que en el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares la economía veracruzana tuvo un ligero repunte, en tanto que en el primer año de gobierno de Cuitláhuac García Jiménez (2019) “la economía del estado de Veracruz creció únicamente el 0.78% respecto al año previo”.


Al emitir el informe especial “Panorama socioeconómico del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave” a la par de los informes de fiscalización de la cuenta pública 2019, el ente fiscalizador señaló que en 2018 la economía estatal creció 2.35 por ciento respecto al 2017; en 2019 sólo fue por 0.78 por ciento.


Añade que debido a la importancia de la entidad a nivel nacional se genera “la necesidad que el gobierno ejerza un control adecuado de los recursos destinados al crecimiento económico y desarrollo social de su población”.


Si bien, destaca que el estado es la quinta economía más importante del país, al aportar el 4.5 por ciento al Producto Interno Bruto (PIB) nacional, “el desarrollo económico no conlleva de forma implícita un estado de bienestar social”.


POBREZA Y MARGINACIÓN 


El estudio presenta un apartado para pobreza y marginación en la entidad, misma que dependiendo del nivel de carencias, puede ser extrema o moderada, en las que se deben tomar en cuenta factores como el bienestar económico y los derechos sociales como educación, salud, seguridad social, alimentación, vivienda y sus servicios.


La medición de esta situación, desde 2010 a 2018 demuestra que Veracruz se ha mantenido desde aquel año en índices más altos que la media nacional por cuanto hace a pobreza extrema.


En cuanto a la marginación, la entidad se ubica en el cuarto lugar entre los estados con mayor grado de marginación, detrás de Guerrero, Chiapas y Oaxaca.


Veracruz ocupa el mismo lugar en el Índice de Desarrollo Humano, entendido como las tres dimensiones del desarrollo: una vida larga y saludable a través de buenos servicios de salud; acceso a la educación, y un nivel de vida digno que puede alcanzarle mediante los ingresos.


El índice de salud se basa en la esperanza de vida al nacer; para el índice de educación se combinan los años promedio de escolaridad y los años esperados de escolarización; mientras que para la integración de la dimensión de ingreso se utiliza el PIB per cápita.


“Veracruz se ubica en el cuarto lugar a nivel nacional entre los estados con menor IDH, apenas después de Chiapas, Oaxaca y Guerrero, además que se encuentra por debajo de la media nacional que era de 0.8334 para el 2010”, señala el informe.


Las dimensiones de la medición, a detalle, muestran que para el caso de los peores servicios de salud, cinco municipios padecen esta situación: Ixhuatlancillo, Coscomatepec, Las Minas, La Perla y Calcahualco.


Los que presentan mejores servicios de salud son Úrsulo Galván, Poza Rica, Tuxpan, Emiliano Zapata y Huiloapan.


En educación, Calcahualco, Astacinga, La Perla, Mixtla y Tehuipango tienen los peores resultados; mientras que el mejor ingreso a este servicio lo tienen Xalapa, Orizaba, Poza Rica, Boca del Río y Río Blanco.


Los ingresos más bajos se encuentran en La Perla, Zontecomatlán, Calcahualco, Tehuipango y Mixtla de Altamirano; por el contrario, los mejores se ubican en Xalapa, Poza Rica, Veracruz, Boca del Río y Orizaba.


En cuanto a empleo y ocupación, la Población Económicamente Activa (PEA) -población de 12 o más años que trabaja o busca un empleo- del estado de Veracruz, hasta 2019 ascendía a 3 millones 425 mil 529 habitantes de los cuales el 97.08 por ciento se clasifica como población ocupada, mientras que el 2.91 por ciento es catalogada como población desocupada con 99 mil 758 habitantes.


La división por género de la PEA en el estado de Veracruz para 2019 es la siguiente: el género masculino ocupa el 63.38 por ciento del total de la PEA mientras que el femenino únicamente el 36.62 por ciento.


Las mujeres de la PEA ocupada suman un total de un millón 217 mil 756 lo que corresponde al 36.61 por ciento de este sector (32.62% de la PEA total); para el caso de los hombres suman un total de 2 millones 108 mil 015 en PEA ocupada o 63.38 por ciento del mismo (63.38% de la PEA total): para la PEA desocupada hay 36 mil 778 mujeres y 62 mil 980 hombres con esta característica.


PREVALECE ANALFABETISMO 
La educación, entendida como un derecho fundamental de los individuos y como medio de desarrollo es de crucial importancia en la agenda gubernamental; la educación formal en México comprende cuatro niveles: básico (preescolar, primaria y secundaria), medio superior (preparatoria, bachillerato o equivalente), superior (licenciatura) y posgrado (maestría y doctorado). 


Para el caso del estado de Veracruz, se tiene un 9.20 por ciento de personas en estado de analfabetismo (persona de 15 años de edad que no sabe leer ni escribir un recado), la mayor parte de su población se encuentra únicamente con educación básica (55.22 por ciento); seguido por el 19.66 por ciento que terminó el nivel medio superior mientras que sólo el 15.56 por ciento cuenta con educación superior.


Como se mencionó al principio, la economía de Veracruz tuvo su mejora más reciente en 2018. Al respecto, el estudio señala que para tener un análisis económico más detallado del comportamiento de la economía de un Estado se utiliza el Índice Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE) que es una forma análoga de la medición de la economía dada por el Producto Interno Bruto Estatal, cuya temporalidad es dada de forma trimestral “siendo un excelente indicador de la actividad económica a corto plazo”. 


Así, el ORFIS señala que a partir del primer trimestre de 2017 hasta el cuarto trimestre de 2019, se puede observar que el periodo de mayor crecimiento se dio del tercer trimestre de 2017 al primero del 2018, en la administración pasada.


“La economía estatal ha tenido variaciones porcentuales significativas, el más representativo fue el de 2010 que tuvo un aumento de 4.23 por ciento respecto al año anterior, otro caso similar fue el ocurrido en 2018 cuando la economía estatal creció 2.35 por ciento respecto al 2017. Para el último año registrado, 2019, la economía del estado de Veracruz creció únicamente el 0.78 por ciento respecto al año previo”, señala. 


Con relación a las remesas, es decir, el dinero que México recibe de los ciudadanos connacionales que radican en otros países y que sirve para incentivar la economía a través del consumo de las personas que las reciben, se indica que en 2019 Veracruz fue el noveno estado receptor de remesas al recibir mil 511.60 millones de pesos.


Como conclusión, el ORFIS refiere que una de las principales demandas de la población consiste en la generación de un mayor número de empleos seguros, estables y bien remunerados.


“… sin embargo esa demanda legítima de la ciudadanía no se puede garantizar sin alcanzar una tasa de crecimiento sostenida, la Entidad Veracruzana tiene un crecimiento sostenido del PIB Estatal en 2019 de apenas el 0.78 por ciento, por debajo del Nacional que fue de 2.2 por ciento, siendo el sector terciario el que más aportación realiza, preponderantemente comercial”, critica el informe.


Y remata destacando que este panorama socioeconómico mantiene un reto importante para el diseño de políticas públicas que garanticen la satisfacción de las necesidades sociales y económicas de la población veracruzana para impulsar el crecimiento económico que impulse el desarrollo social del Estado de Veracruz.