El resultado de la Cuenta Pública 2019 realizada por el Órgano de Fiscalización Superior del Estado de Veracruz (Orfis) reveló una serie de irregularidades en la ejecución de recursos del Fideicomiso Público del Centro de Exposiciones y Convenciones de Veracruz (World Trade Center).

 

Dicho fideicomiso fue desaparecido mediante un decreto emitido por el gobierno de Cuitláhuac García en la Gaceta Oficial del Estado publicada el 21 de abril de 2020, por lo que el recinto pasó de ser administrado por un comité técnico a la Secretaría de Turismo (Sectur).

 

El Centro de Exposiciones y Convenciones de Veracruz - que cuenta con la denominación de World Trade Center desde 1994, en el gobierno de Patricio Chirinos – arrastra un historial de adeudos y presuntos malos manejos en, por lo menos, las últimas tres administraciones.

 

La debacle del inmueble comenzó tras el período del exgobernador Javier Duarte de Ochoa, quien dejó endeudado al WTC sin que su sucesor, Miguel Ángel Yunes Linares, hiciera mucho por saldar los pasivos.

 

Ya en el gobierno de Cuitláhuac García, el Consejo de Administración comenzó a saldar las deudas del World Trade Center, sin embargo, se le encontró un presunto daño patrimonial en la Cuenta Pública 2019, el primer año de su ejercicio.

De acuerdo con la fiscalización, el Orfis observa un daño patrimonial de 17 millones 572 mil 276 pesos con 76 centavos debido al incumplimiento del formato adecuado de facturaciones electrónicas y de la falta de documentación que justifiquen ciertos egresos.

 

Las observaciones corresponden al ejercicio del año 2019, cuando Óscar Lara Hernández, quien recientemente compitió por la alcaldía de Veracruz como candidato de Movimiento Ciudadano (MC), era presidente del Consejo de Administración del World Trade Center Veracruz.

En la primera observación, marcada con el número FP-074/2019/007 DAÑ, el Orfis detectó irregularidades en Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI) o facturas electrónicas emitidas por la Operador del Centro de Convenciones y Exposiciones de Veracruz A. C. 

 

Según la revisión que el órgano fiscalizador realizó a las instrucciones de pago liberadas por la operadora encargada del fideicomiso, el monto de dichas facturas electrónicas corresponde a 12 millones 30 mil 970 pesos con 23 centavos.

 

El órgano encontró irregularidades en los estatus de cinco facturas electrónicas cuando llevó a cabo la verificación a través de la página electrónica del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

 

La observación describe que en cuatro casos se detectó que el CFDI no cumple con el formato correcto, por lo que se pide ingresarlo de nuevo al sistema del SAT.

En la segunda observación, con número FP-074/2019/008 DAÑ, el Orfis detecta desembolsos por cinco millones 541 mil 298 pesos con 44 centavos, sin información que justifique y ampare los movimientos.

 

Son cuatro movimientos en los que faltan diversos documentos: Instrucción de Pago Autorizada por el Secretario TécnicoComprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI), CFDI no registrado en los controles del SAT.

 

EXPRESIDENTE DEL CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN SE DESLINDA

En entrevista con E-ConsultaÓscar Lara Hernández aseguró que los CFDI´s – por los cuales el Orfis observa un presunto daño patrimonial – son elaborados por la gerente de Administración y Finanzas.

También explicó que dichas facturas electrónicas son liquidadas por el secretario técnico del comité del fideicomiso, cuya figura recaía en Ricardo Rodríguez Díaz, subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan). 

 

WTC, HISTORIAL DE DEUDAS, PÉRDIDAS Y CORRUPTELAS

En agosto de 2018, el exsecretario de Turismo durante el gobierno de Miguel Ángel Yunes LinaresLeopoldo Domínguez Armengual, reconoció públicamente que el World Trade Center Veracruz tenía un adeudo cercano a los 90 millones de pesos.

La administración yunista heredó una deuda de 85 millones de pesos y adeudos fiscales de dos millones por parte del gobierno de Javier Duarte de Ochoa, que impedían el mantenimiento del recinto y el pago de servicios.

Por la deuda, el recinto estuvo a punto de ser embargado, tal y como sucedió con el Museo Interactivo de Xalapa en julio de 2018 debido a la falta del pago de 635 mil pesos por el concepto de impuestos

 

En aquel entonces, Cuitláhuac García Jiménez, quien ya era gobernador electo del estado, afirmó que su administración revertiría la situación del World Trade Center, incluso si el inmueble hubiera sido embargado.

 

Para el 2 de mayo de 2019, en el marco del 25 aniversario del WTC, Cuitláhuac García tomó protesta a los nuevos integrantes del Consejo de Administración del recinto, con Óscar Lara a la cabeza como presidente.

 

El gobernador del estado se comprometió entonces a saldar los adeudos y compromisos heredados por las administraciones anteriores que, aseveró, afectaron el funcionamiento del inmueble.

 

"Sabemos anteriormente no hubo una buena administración, tenemos números rojos; sin embargo, es una gran oportunidad para que sea el centro turístico más importante de este lado del país, del lado del Océano Atlántico", dijo el mandatario.

 

Aunque para octubre de ese año, el comité aseguró que el WTC había cubierto la totalidad de pagos ante el SAT de una deuda heredada de 40 millones de pesos, el gobierno del estado decidió iniciar el proceso de extinción del fideicomiso en febrero de 2020.

 

La decisión fue publicada en el decreto de la Gaceta Oficial del Estado del 21 de abril de 2020, con lo que la administración del inmueble pasó a manos de la Secretaría de Turismo (Sectur). Para octubre del año pasado, se nombró a Adrián García Saldaña como administrador.

 

El WTC enfrentó pérdidas de aproximadamente 30 millones de pesos en 2020 a causa de la cancelación de eventos por la pandemia de la covid-19, sin embargo, empresarios de la zona conurbada estiman que hasta junio el monto que se dejó de percibir ya ascendía a los 50 mdp.

 

Aunado a las pérdidas en medio de la contingencia sanitaria, el recinto ahora enfrenta un presunto daño patrimonial que se habría registrado aun cuando el mundo no sabía de la covid y el World Trade Center operaba de forma normal.