"No tenemos venta", dijo resignado Rafael. Hace un año y cinco meses que no registra una sola venta de uniformes por la pandemia de la covid y las clases en línea.

 

Si este próximo ciclo escolar que inicia a finales de agosto los alumnos no regresan de forma presencial a las aulas, tendrá que cerrar su tienda de uniformes, la cual lleva 11 años en la avenida 20 de noviembre de la ciudad de Veracruz.

Rafael está consciente que esta crisis que impuso la covid está fuera del alcance de todos, sabe que es importante cuidarse y no tener que salir para no propagar el virus, por lo que se encuentran en un dilema, pues para ellos como vendedores de uniformes las clases presenciales son una esperanza para poder mantener abierto su negocio.

 

"Necesitamos que sí haya regreso a clases y que si hay fuera con las medidas sanitarias que debe de haber, si es importante el regreso a clases para nosotros", dijo Rafael.

 

Para sobrevivir hasta ahora tuvo que contraer algunas deudas, así como, dedicarse a la producción de cubrebocas con las telas que se le quedaron rezagadas en los estantes.

 

Aunque esto no será suficiente por mucho, porque a pesar de que la venta de cubrebocas es regular, no cubre las entradas de dinero que necesita para salvar su negocio.

 

CRISIS OBLIGÓ A DESPEDIR A TRABAJADORES

"Tenemos un año sin venta de temporada y este quizás sea el segundo, porque, aunque dicen que va a ver regreso, pero mientras al papá no le digan en las escuelas que hay regreso, las tiendas como estas las vas a encontrar vacías, porque nadie se va a arriesgar a comprar unos calcetines si no los va a usar", lamentó.

El reciente anunció que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia mañanera, con respecto a que se reanudarían las clases presenciales a finales de agosto, fue una luz para los vendedores de uniformes como Rafael, pero admite que sigue sin ser seguro, pues muchos padres no querrán mandar a sus hijos a las aulas.

 

Su pequeña empresa daba empleo a dos personas, las cuales tuvo que despedir, ahora tras el mostrador solo atiende él, así como sus máquinas de coser que se encuentran paradas.

Hasta el mes de junio, la Coparmex registró una pérdida de 51 mil 585 empleos, siendo el mes de febrero del 2021 el único en el que se generaron empleos en el estado de Veracruz, mientras que dentro del puerto cerraron un promedio de más de 4 mil 500 negocios en la zona conurbada.

 

De este negocio también depende su familia, quienes tuvieron que recortar algunos gastos dentro de su casa para sobrellevar la escasez de venta.

 

INDUSTRIA TEXTIL EN CRISIS POR PANDEMIA

Las tiendas como la de Rafael forman parte del último eslabón de empresas que se dedican a la fabricación de telas, fibras y productos relacionados con la confección de ropa, porque al no haber ventas los dueños de estos negocios dejaron de comprarles sus insumos.

 

La industria textil perdió cerca de 50 mil empleos por causa de la pandemia de la covid, según datos de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex). 

 

Además de los daños que sufrió por la pandemia, desde tiempo atrás se encontraba atravesando dificultades con el mercado ilegal.

 

"Cada año se pierden 16.5 mil millones de dólares por el mercado ilegal que sufre la industria textil, es decir, 66 por ciento de los 25 mil millones de dólares que genera anualmente", señala el documento.

Por lo que la pandemia dificultó más la producción de este sector, pues también estuvo más de seis meses en paro laboral por las restricciones sanitarias.

 

 A UN AÑO Y MEDIO EMPRESAS SIGUEN PADECIENDO AFECTACIONES POR COVID

Las empresas pequeñas y medianas que lograron sobrevivir a la crisis de la pandemia siguen padeciendo los estragos que la crisis de la covid continúa dejando a su paso.

 

La Encuesta sobre el Impacto Económico Generado por COVID-19 en las Empresas (ECOVID-IE) estima que, de 1 millón 873 mil 564 empresas en el país, 85.5 por ciento indicó haber tenido alguna afectación a causa de la pandemia.

 

Entre los cuales fue la disminución de ingresos con 73.3 por ciento, la segunda fue la baja demanda con 50.3 por ciento y la escasez de los insumos y productos con 29.2 por ciento.

 

De las más de un millón de empresas que registraron afectación solo 3.8 por ciento recibió algún tipo de apoyo.

Hasta el 31 de mayo del 2021, las empresas no tenían muchas esperanzas de que sus ingresos aumentaran, porque 28.7 por ciento considerando un escenario regular. En cambio, 53.8 por ciento contestó que sus ingresos permanecerán igual y 17.5 piensa que disminuirán.

 

Rafael forma parte de esta cifra del 17 por ciento que considera que sus ingresos no mejorarán y que ve muy difícil que se realice un regreso a clases presencial, por lo que tendrá que cerrar su negocio debido a que ya no cuenta con el capital para sostenerlo.