Veracruz, Ver.- Tras el fuerte temblor ocurrido en las costas de Boca del Río, el cual se sintió únicamente dentro de la zona conurbada, las dudas no tardaron en hacerse. ¿Por qué tembló? ¿Se sintió en otro lado? ¿Volverá a pasar?

De acuerdo con Víctor Hugo Espíndola, especialista del Servicio Sismológico Nacional, la zona que comprende la costa del golfo de México y la región de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río presenta varias fracturas y fallas geológicas, sin llegar a tener la actividad de las placas tectónicas.

 

 

Casi todo el territorio nacional se encuentra dentro de la placa norteamericana, sin embargo, el sur del país está cerca del borde con la placa de Cocos y la Placa del Caribe, y debido a esa cercanía el subsuelo presenta actividad sísmica relativamente menor.

 

 

 

Asimismo, la presencia de yacimientos de hidrocarburos en la región de Veracruz es indicativo de la potencial inestabilidad sísmica.

En los municipios de la zona conurbada existe también actividad sísmica, sin embargo, es menor que la registrada en otros estados como Oaxaca y Guerrero.

 

¿Qué es un microsismo?

Los microsismos o micro temblores son movimientos de en el subsuelo, que provocan sismos contenidos dentro de una región pequeña y específica y que no se transmite a otras zonas.

De acuerdo con el profesor Enrique Cruz, de la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tecnológico de Monterrey, los microsismos ocurren por tres razones principales: las fallas o grietas geológicas, los asentamientos diferenciales y como respuesta a sismos de mayor magnitud.

La explicación fue dada luego de una serie de microsismos ocurridos en la Ciudad de México durante 2020, sin embargo, explica la sismicidad en la zona conurbada de Veracruz.

 

"Dichos sismos son muy superficiales, es decir están abajo de nosotros, muy cerca, y eso hace que si lo sientan las personas si están en la vecindad del epicentro, pero son sismos que en general no preocupan a nadie, son de baja magnitud, porque las fallas son pequeñas."

 

La placa rocosa debajo de la superficie no es uniforme, y presenta enormes grietas, que por acción de la geología se mueven y ocasionan temblores. Asimismo, los asentamientos diferenciales ocurren cuando los contenidos de agua o hidrocarburos son extraídos, lo que deja el subsuelo inestable.

 

"Son sismos realmente muy pequeños y que difícilmente pueden provocar algún daño a las construcciones, sobre todo aquellas que sí están bien construidas con lo que indican los reglamentos", declaró.

 

Pese a que la zona del Golfo de México cercana a la costa presenta estas características, la actividad sísmica local es baja para la zona conurbada.

Sin embargo, el 20 de octubre de 2020, se registró un microsismo de magnitud 4.0 en el municipio de Cardel, el cual fue percibido en las localidades cercanas así como en la ciudad de Veracruz, en especial en la zona norte.

De manera histórica, en 1920 un temblor local de 6.4 azotó la región de Veracruz, y en esa ocasión sí se registraron daños importantes a la infraestructura de la ciudad.