Veracruz, Ver.- Los días pasan, los meses se convierten en años y entre ellos se ahoga un grito común: justicia. Familiares exigen esclarecer crímenes cometidos en contra de sus padres, hijas o hijos, amigos y amigas a quienes no volverán a ver. Los rostros de los presuntos culpables circulan con el signo de pesos y con el logo de la Fiscalía, sin embargo, no aparecen. 

Sus nombres: Marlon Botas, José Luis Olmos, "Harry", "El Moi", "Chelo" y "Piolín"; uno de ellos acusado por el feminicidio de Monserrat Bendimes, y los otros por el asesinato del periodista Moisés Sánchez. Todos están desaparecidos.  

Solo de uno de ellos se conoce el rostro real, de los otros circulan retratos hablados, que testigos pudieron describir a las autoridades. Temen que sus casos queden impunes.  

De acuerdo con el informe "Hallazgos 2018: Seguimiento y Evaluación del Sistema de Justicia Penal en México", más del 90 por ciento de los delitos denunciados en México no se resuelven, y muchos los congela el Ministerio Público (MP).  

Tan solo en enero de 2021, se cumplieron seis años de que sujetos con armas largas irrumpieron en la casa del periodista Moisés Sánchez Cerezo y atentaran contra su vida; acusan que Moisés fue advertido días antes que el presidente de Medellín de Bravo supuestamente quería atentar en su contra.  

El aniversario de su muerte ocurrió tres meses antes de Monse fuera atacada presuntamente por su pareja sentimental Marlon Botas. La joven se ausentó del bautizo donde estaba con sus padres y no regresó. Su familia la pudo ver en el hospital, con heridas graves.  

 

LOS MÁS BUSCADOS  

Como parte de los trabajos de búsqueda para dar con el paradero de lo que la Fiscalía General del Estado de Veracruz (FGE), se difunden desde 2016 retratos hablados de integrantes de la banda de presuntos culpables del asesinato de Moisés Sánchez, y dos diferentes fotos del acusado como feminicida de Monserrat Bendimes, Marlon Botas.  

 

José Luis Olmos, "Harry", "El Moi", "Chelo" y "Piolín" 

La tarde noche del 2 de enero de 2015, elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ) confirmaron la muerte del periodista José Moisés Sánchez Cerezo, quien fue encontrado sin vida al interior de su domicilio.  

Por su asesinato, detuvieron a Clemente Noé Rodríguez, exintegrante de la extinta Policía Intermunicipal, que se declaró culpable. Además, aseguró que detrás de todo se encontraba el subdirector de la Policía Municipal de Medellín, y dio el nombre y los apodos de los sujetos que dispararon.  

Se trata de José Luis Olmos, "Harry", "El Moi", "Chelo" y "Piolín", todos desconocidos para el detenido, a excepción de Olmos, quien fue identificado como policía intermunicipal.  

En un retrato hablado publicado por la Fiscalía, José Luis Olmos tiene alrededor de 33 años, por lo que, en la actualidad, contaría con casi 40 años. Es un hombre moreno de complexión robusta, cara ovalada y cejas pobladas. 

 

 

Harry por su parte, tenía 34 años cuando fue acusado, de 1.75 metros de altura, el hombre es de complexión fornida, moreno y de cara ovalada.  

 

 

El Moi era uno de los más jóvenes del grupo, con 25 años menos de un 1.70 metros, tez blanca, cara redonda y complexión robusta.  

 

 

Chelo por otro lado, tenía 24 años, cara ovalada, cabello semi corto y orejas chicas.  

 

 

Finalmente, Piolín con 32 años, medía 1.72 metros, es moreno claro, cara ovalada y nariz recta. 

 

 

La FGE los busca por el asesinato de Moisé Sánchez. Veracruz vivía como uno de los estados donde no era más peligroso ejercer el periodismo.  

 

Marlon Botas  

La familia de Monserrat Bendimes se siente traicionada. La persona que ellos creían acompañaba a su hija, presuntamente la asesino.  

El feminicidio de Monserrat Bendimes conmocionó al país, lo que parecía una parada en su casa, se convirtió en una escena criminal. Marlon golpeó a Monserrat hasta que no pudo más, aseguran familiares.  

Antes de que intentaran hablar con él, Marlon y su familia se dieron a la fuga. Nadie sabía su paradero y las autoridades lo buscaron en todas sus propiedades y negocios.  

La FGE da una recompensa de 250 mil pesos a todo aquel que tenga información sobre el paradero del hombre, quien, a más de tres meses del feminicidio, no aparece.  

 

 

No solo son los más buscados por las autoridades, son los más buscados por familiares y conocidos de los casos, que aseguran deben pagar. Piden justicia.