El gobierno federal prepara catalogar las clases escolares presenciales como actividad esencial y de alta prioridad, por lo que se dará atribuciones a la Secretaría de Educación Pública (SEP) para que no se suspendan pese a que el semáforo epidemiológico por covid-19 esté en rojo.

El regreso a clases presenciales está marcado por el gobierno federal para el próximo 30 de agosto.

En la reunión virtual de los jueves con los gobernadores del país, el subsecretario Hugo López-Gatell dijo que "el semáforo vigente [...] requiere que liberemos la posibilidad legal de la SEP de poder llamar a las aulas cuando se tiene semáforo superior al amarillo, entonces ese es el ajuste que vamos a hacer, para distinguir que el sector educativo tiene alta prioridad, análogo, de hecho conceptualmente el mismo de las actividades esenciales que habíamos considerado en la Jornada de Sana Distancia".

El funcionario precisó "entonces, esa connotación va a tener. Es una actividad esencial, de modo que no está sujeta a restricciones aun cuando tengamos el semáforo rojo", informó El Sol de México.

El subsecretario López-Gatell dijo que como ocurrió en la primera fase del semáforo con la Jornada de Sana Distancia, la SEP podrá detallar, bajo sus nuevas atribuciones, el tipo de actividad que se realizará en las escuelas aun cuando el número de casos de Covid-19 se incremente y el semáforo esté por arriba del color amarillo.

El doctor Malaquías López Cervantes experto en temas de epidemiología dijo que es posible que  suceda un rebrote, aunque es difícil estimar de qué nivel podría ser. Señaló que en la medida en que se intensifica la relación social, las personas salen a las calles, hay mayor movilidad y permanecen más tiempo fuera de casa, las posibilidades de contagio aumentan. 

El especialista de la UNAM indicó que el riesgo de un aumento en los contagios no es solo para quienes van a las escuelas, sino para toda la población, pues se forman cadenas de transmisión.

 

 

 "Todo el espacio social, pero obviamente las escuelas tienen mucha importancia, porque cuando dos niños se encuentran en la escuela, de alguna manera interactúan y si entre ellos se pasan el contagio, cada quien lo va a llevar de regreso a su hogar", detalló. 

 

TEMOR A CONTAGIOS

Padres de familia que fueron consultados por autoridades de escuelas decidieron no enviar a sus hijos de regreso a clases este 7 de junio, como lo había propuesto la Secretaría de Educación Pública, y pese a que el presidente Andrés Manuel López Obrador había asegurado que era seguro, porque ya se había vacunado a los maestros.

Si bien hubo algunas escuelas que sí reanudaron actividades (según la Secretaría de Educación Pública reabrieron sus puertas 1 mil 103 planteles de educación preescolar, primaria, secundaria y especial, tanto públicas como privadas) esa cifra corresponde a una cuarta parte del total, que es 4 mil 002 escuelas.

 

"NO QUIEREN QUE VAYAN SUS HIJOS A LA ESCUELA, PUES NO LOS MANDEN": AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que el regreso a clases no es obligatorio, aunque insistió en que es necesario que se vuelva a las escuelas, ya que la educación a distancia ayuda, pero no es lo mismo. 

"No quieren que vayan sus hijos a la escuela, pues no los manden", lanzó el presidente en la conferencia mañanera.

Remarcó que los opositores siempre van a decir que no a todas sus políticas, pero aun así dijo que se debe impulsar el regreso a clases presenciales.

 

"No hay marcha atrás, es una necesidad, es fundamental la educación, así como lo es el derecho a la vida y a la salud", lanzó.

 

Debemos volver, hay que ver que se protejan a los niños, medidas sanitarias, si se contagia un niño, cuidarlo, pero como en otros países se debe regresar a las aulas, agregó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, criticó a quienes se oponen al regreso a clases presenciales programado para el 30 de agosto, cuando inicia el ciclo escolar 2021-2022. 

Durante la mañanera, el mandatario dijo no entender a quienes no concuerdan con la idea del retorno a clases.

 

''Es indispensable que los niños y adolescentes regresen a las aulas, no sé si es por intereses creados o por desconocimiento del daño que se causa al no tener clases presenciales, pero hay gente que sigue diciendo que no", expresó López Obrador.