Coatzacoalcos, Ver.  – El pasado lunes nueve de agosto, José Guadalupe fue víctima de un asalto en el Puerto de Coatzacoalcos, durante el atraco fue arrojado de unas escaleras por lo que este día fue diagnosticado con muerte cerebral.

De acuerdo con lo narrado por testigos, el hombre de 54 años y de oficio afilador se dirigía a su hogar tras concluir su jornada laboral, pero al cruzar por la calle Úrsulo Galván de la colonia Benito Juárez fue asaltado por un par de sujetos que le arrebataron su bicicleta y dinero en efectivo.

Debido a que José se resistió lo arrojaron de una altura mayor a dos metros, recibiendo el impacto en su cabeza.

 

“Su bicicleta está adaptada para su trabajo y se lo arrebataron, pero no conforme con eso lo arrojaron de la escalinata y hoy está muy grave, ya los doctores nos dijeron que solo hay que esperar a que fallezca”, indicó Rita Zarate hermana de la víctima.

 

Rita y su familia aguardan afuera del Hospital Regional “Dr. Valentín Gómez Farías” donde José fue atendido desde el pasado lunes, sin embargo, los médicos nada pudieron hacer para salvar su vida.

 

 

Los presuntos responsables ya fueron detenidos

El robo y caída de José quedaron grabados en el sistema de videovigilancia de una de las viviendas de la colonia Benito Juárez, mismas que fueron aportadas como pruebas ante la Fiscalía Regional durante la denuncia.

Las imágenes también ayudaron a identificar a los responsables la tarde del miércoles, por lo que fueron los vecinos de la colonia Benito Juárez quienes los detuvieron y entregaron a los elementos policiacos.

Aunque la agresión fue dos días antes, los vecinos de ese sector ubicaron a los dos delincuentes cuando ingerían bebidas embriagantes muy cerca de donde atacaron a José.

 

“Si ya están detenidos y nosotros ya pusimos la denuncia ante la Fiscalía, solo esperamos que venga el medio legista a ver a mi hermano”, dijo Rita.

 

”Aunque su detención no me regresa  a mi hermano, queremos justicia”

José vivía con su mamá en la colonia Frutos de la Revolución, a quien mantenía con su oficio que ha trabajado durante más de 40 años.

 

 

“Él no tiene pareja ni hijos, él cuidaba y trabajaba para mi mamá y es el único que estaba siempre con ella, porque mi mamá esta inválida, pero hoy ya no está”, narró Rita.

 

Tras la denuncia, Rita y sus hermanos esperan que la justicia se haga valer y que los presuntos delincuentes paguen por lo que le hicieron a José.

 

”Aunque su detención no me regresa  a mi hermano, queremos justicia y que este delito no quede impune”, finalizó.