Coatzacoalcos, Ver. – Después de 15 años de permanecer como un elefante blanco, lo que se construyó de la obra del Cristo de Allende en el Puerto de Coatzacoalcos comenzó a ser demolido debido a que representaba un peligro para los habitantes de esta Villa ubicada del otro lado del río Coatzacoalcos.


Con ayuda de una grúa los trabajos de demolición comenzaron esta semana por parte de la compañía “Reciclaje Ulises” de Coatzacoalcos, y tendrán una duración de aproximadamente seis días.


“La estructura se va a tomar como desecho ferroso y se va a vender, lo que es el torso y la cabeza de concreto también se va a demoler, y aquí buscaremos construir un parque recreativo en este lugar que antes existía”, indicó Eliezer Bautista Pinto, director de Patrimonio Municipal.


Dicha obra comenzó a construirse en el 2006 sobre la calle 18 de marzo esquina con Emiliano Zapata, cuando la ciudad era gobernada por Marcelo Montiel y nunca se concretó.


Físicamente se podría observar la estructura de metal donde sería montada, así como el torso y el rostro de Jesús.
El año pasado por poco colapsaba el torso tras romperse unos tensores, por lo que un grupo de pescadores amarraron la enorme pieza de concreto hacia la estructura de fierro.

5 MDP demolidos
La intención del entonces alcalde priista Marcelo Montiel era que Coatzacoalcos tuviera una réplica del "Cristo del Corcovado" que se encuentra en Río de Janeiro, Brasil, para que le diera la bienvenida a las embarcaciones que llegan al recinto portuario, además de que sería un atractivo turístico.


Destinando 5 millones de pesos para esta obra, recurso con el que se pudo construir una estructura de fierro de 35 metros de altura, y el cráneo como torso de la escultura, que hoy lucen corroídos por el salitre.


Con el paso del tiempo la estructura se fue oxidando, debido a su cercanía con las aguas del Golfo de México, lo que representaba un peligro para las familias que habitan en los alrededores de la escultura.


Al ser cuestionado por este pasivo económico, el alcalde actual Víctor Carranza Rosaldo confirmó que existía una investigación por el abandono de esta obra, porque, aunque está inconclusa se seguía un crédito de 350 millones de pesos otorgado por el Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras) para esta construcción.


Se estima que podrían ser retirado de 100 a 120 toneladas de fierro durante la demolición de la escultura, mismos que posteriormente serían vendidos por el gobierno municipal.