Xalapa, Ver. – La principal prueba de la Fiscalía de Veracruz en el crimen del diputado Juan Carlos Molina fue producto de una fabricación, determinó un juez federal. La autoridad concluyó que policías ministeriales manipularon un indicio, mismo que avaló un juez de manera inexplicable.  

Esto derivó en que el juicio contra Itiel “N” -el único detenido por el asesinato del diputado priista- no fuera vinculado a proceso en una nueva audiencia que ordenó la autoridad federal. 

E-Consulta Veracruz consultó la sentencia del juicio de amparo 472/2020, promovido por Itiel “N”, apodado Compa Playa, detenido el tres de septiembre de 2020 en Guanajuato. Autoridades estatales lo acusaron de haber disparado contra Juan Carlos Molina la tarde del 9 de noviembre de 2020 en un rancho de Medellín de Bravo. 

Sin embargo, en la sentencia se advierte que elementos de la fiscalía de investigaciones ministeriales manipularon pruebas durante la investigación. Lo anterior provocó que la dependencia perdiera uno de los casos más relevantes en temas de seguridad en la administración del morenista Cuitláhuac García Jiménez. 

El Compa Playa fue liberado hace unos días del Cefereso no. 13 de Oaxaca, pero reaprehendido por autoridades de Veracruz; esta vez acusado del asesinato de Eneas Pérez y Leonardo Hernández, alias “el Brujo”, presunto líder de un grupo de la delincuencia organizada en el municipio de Playa Vicente.

 

Una fotografía, un retrato hablado y una manipulación 

Itiel “N” fue vinculado a proceso el 10 de septiembre de 2020. La decisión del juez se sustentó aquella vez con el señalamiento de un trabajador de Juan Carlos Molina que aseguró haber visto cómo ese hombre disparó contra su patrón cuando estacionaba su camioneta. 

La Fiscalía entregó dos datos de prueba de esta acusación: un dictamen pericial en reconocimiento de persona por fotografía y un dictamen pericial de retrato hablado. Sin embargo, los propios fiscales reconocieron que primero presentaron la fotografía de Itiel “N” al testigo y posteriormente lo hicieron describir su retrato hablado. 

Además, la Fiscalía de Veracruz designó a los mismos fiscales que investigaban el crimen de Molina para que mostraran al testigo la fotografía y luego describiera el retrato hablado. Lo anterior, contraviniendo el artículo 279 del Código Nacional de Procedimientos Penales. 

A ello se agrega que el testigo hizo declaraciones sin acompañamiento de un abogado. Por todo ello, la autoridad federal ordenó reponer el proceso judicial en contra del Itiel “N” y desestimar el señalamiento manipulado de la Fiscalía.

El juez federal también cuestionó al juez de Veracruz que validó estos datos y, en consecuencia, vinculó a proceso al Compa Playa. “No pasa inadvertido que el juez de control responsable haya otorgado valor a esas probanzas”, se lee en la sentencia. 

Cabe mencionar que la defensa de Itiel “N” emitió una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por violaciones de parte de la Fiscalía de Veracruz. Con este precedente, la dependencia hoy dirigida por Verónica Hernández Giadáns podría ser acreedora a una recomendación. 

Este 25 de agosto, el presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró durante una conferencia matutina en Xalapa, que a Veracruz le convino la destitución del pasado fiscal general, Jorge Winckler, quien es prófugo de la justicia. Dijo, a partir de ese hecho –y con la llegada de Hernández Giadáns- el panorama mejoró en temas de seguridad. 

Con la no vinculación a proceso de Itiel “N”, el crimen de Juan Carlos Molina retrocede al día que fue acribillado en el patio de su rancho. “¿Quién asesinó a Molina?, ¿quién ordenó?, cuestionan dirigentes del PRI en Veracruz.