Luego de la desaparición del Fondo Nacional de Desastres (Fonden), los damnificados por el paso del huracán Grace en la zona norte del estado de Veracruz tendrán acceso a apoyos por medio de la Ley General de Gestión Integral del Riesgo de Desastres y Protección Civil.

La Ley del Riesgo de Desastres fue aprobada por la Cámara de Diputados en diciembre de 2020 para que sustituyera, por medio de programas sociales, al Fonden y al Fondo para la Prevención de Desastres Naturales (Fopreden).

Con la desaparición del Fonden, cada entidad federativa debió implementar la creación de programas de gestión del riesgo de desastres y protección civil, para prevenir riesgos y amenazas y atender emergencias y desastres de origen natural.

La ley también considera la capacitación, equipamiento y sistematización de las secretarías de Protección Civil de cada uno de los 32 estados de la república mexicana, pero omite el monto económico que se destinará a la atención de desastres naturales.

De acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, el gobierno federal realizará un censo casa por casa en los municipios afectados por el paso del huracán Grace, para conocer el número total de damnificados y así entregarles apoyos de manera directa.

 

 

Según el mandatario, quien este miércoles 25 de agosto dio conferencia desde Xalapa, la Secretaría de Marina se está desplegando en los municipios afectados por deslaves y derrumbes para repartir comida y víveres a las personas damnificadas.

De 62 municipios que resultaron afectados por Grace, al menos 24 requieren atención prioritaria. Se prevé que el martes 31 de agosto se sepa la cantidad total de damnificados y se les entregue un apoyo directo.