El caso de José Eduardo Ravelo, joven veracruzano que habría sido golpeado y víctima de abuso sexual por parte de policías municipales de Mérida, Yucatán, presenta nuevas inconsistencias entre las partes policiales y los videos que se han revelado sobre la detención.

 

Al momento de lanzar una piedra a un domicilio, la cámara de seguridad marca las 9:17 horas del 21 de julio pasado y dos minutos después se observa la llegada de la patrulla matrícula 264 de la policía municipal de Mérida. 

 

Azucena Uresti en Milenio informó que en la calle 71 de MéridaJosé Eduardo habría sido interrogado por los policías alrededor de las 9:39 horas, de acuerdo con el informe oficial de las autoridades.

 

Se observa al joven con actitud ansiosa y se hace referencia a que está bajo los efectos de alguna droga. "¿Cuánto tiempo te tarda el efecto del cristal güey?", le pregunta uno de los municipales. "Seis horas", responde el joven.

 

A las 10:07, es decir, existen 27 minutos en los que se desconoce lo ocurrido, otro video muestra a Ravelo sobre la calle 60 con comportamiento errático pero en busca de un escondite. Se le observa meterse debajo de una combi detenida por el tránsito sobre la avenida.

 

Elementos de la unidad 269, fueron quienes aseguraron al joven y lo trasladaron a la comandancia. Se resalta que no hay evidencia del momento exacto de la detención que habría sido en la calle 69-A. Sin embargo, en la constancia se asentó que fue la 264 la que llevó a José Eduardo a la comandancia.

 

Desde ese punto, se observa en video el recorrido de la patrulla por ocho calles hasta la calle 52. Un tramo de no más de 12 minutos.

 

 

La hora de entrega en la comandancia, no obstante, se marca a las 10:50 de la mañana. Otra inconsistencia es que las imágenes de la patrulla 269 entrando a la estación se observa que la hora marcada es 10:31 am.

 

El médico en turno de la comandancia habría revisado al joven en al menos tres ocasiones, a las 10:48, 11:03 y 11:11 am.

 

Ya en la celda, hasta la que fue arrastrado, permaneció inconsciente alrededor de cinco horas. Fue liberado a las 11:08 del día siguiente.

 

El Fiscal General de Yucatán aseguró que los resultados de la necropsia señalan que los órganos del joven colapsaron por el traumatismo generado por los golpes que habría recibido.

 

Se confirmó, también, señales de abuso sexual en el cuerpo de José Eduardo, el cual habría sido perpetrado con un objeto.