La Junta de Gobierno de la Universidad Veracruzana (UV) determinó nombrar al académico Martín Gerardo Aguilar Sánchez como el nuevo rector de la máxima casa de estudios por un periodo de cuatro años, con posibilidad de reelegirse por un segundo periodo.

El argumento de la Junta de Gobierno para nominarlo fue que Aguilar Sánchez demostró la independencia de juicio y la capacidad de escucha y diálogo que la comunidad demanda en estos momentos. 

“Asimismo, confiamos en que su experiencia y competencia académica y humana le facilitará la conducción, el diálogo, y la visión para unir a toda la Universidad con el fin de desarrollar y potenciar la excelencia académica a nivel estatal, nacional e internacional”.

Es investigador de Tiempo Completo de la Universidad Veracruzana. Es licenciado en Sociología, y Maestro en Historia de México, Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Es Doctor en Ciencia Política, Université Pierre Méndes France, tesis: «Mouvements sociaux et démocratie au mexique: trois études regionales 1982-1998», 11 de octubre de 2002. Y miembro del Sistema Nacional de Investigadores desde 2001.

 

El plan de trabajo de Aguilar Sánchez denominado “Una transformación integral de la Universidad Veracruzana” plantea entre algunos temas: 


Se requiere que la comunidad responda a desafíos internacionales, nacionales y estatales. Se impulsará la formación de profesionistas altamente calificados, críticos, con una perspectiva humanista y una propuesta basada en dos ejes: derechos humanos y sustentabilidad.


Se busca impulsar la igualdad de género. La universidad ha logrado ser inclusiva, sin embargo, es necesario reformar todos los aspectos de la no discriminación, el apoyo y reconocimiento a las mujeres y los grupos de la diversidad sexual.


Mejorar la formación integral para la excelencia académica. Es importante que se lleve a cabo una diversificación de la oferta educativa e internacionalización; acabar con la burocratización y descentralizar las funciones en las regiones de la universidad y se debe promover un proceso de simplificación administrativa.


Se plantea ejercer al 100 por ciento el presupuesto, fomentando la rendición de cuentas y la transparencia. Así se podrá ampliar la matrícula de la máxima casa de estudios.


Contempla una reestructuración del MEIF. La UV tiene 20 años con el mismo modelo, el cual, requiere ajustes básicos de materias y horarios para evitar la fragmentación que tienen los estudiantes y que no les permite hacer otras actividades.


Proyecta la creación de nuevos programas de posgrado, la contratación de docentes y poder descentralizar algunas áreas como la Universidad Intercultural, para ampliar la oferta educativa y llegar a los estudiantes de las zonas más alejadas de la entidad.