Coatzacoalcos, Ver. – En medio de un día nublado, el rostro de Mariano es cubierto por algunas banderas de México enterradas en la tierra, algunas se ondean y otras están caídas por la falta de aire, pero todas disponibles para venta en Coatzacoalcos.

Procedente de la Ciudad de México, el joven llegó desde principios de septiembre y se instaló sobre el malecón costero de la ciudad para comercializar artículos patrios en este mes donde se conmemora la independencia de nuestro país.

 


 

A diferencia de otros años, se pueden contar las banderas y rehiletes enterrados, no hay sombreros y cornetas en su puesto que año con año instala en la ciudad durante las fiestas patrias.

Dice que ello se debe a la pandemia del covid-19, incluso dudo venir a la ciudad de las grandes avenidas, por el temor de si quiere recuperar su inversión.

 

“Tenemos hasta el 16 de septiembre para vender aquí, traemos menos productos por esto de la enfermedad y esta baja la venta, y pues por eso no hay mucho producto como en otros años, pero aquí andamos joven”, expresó con preocupación Mariano.

 

Todos los días coloca y quita sus productos en la franja costera, durante casi diez horas espera sentado en una silla de madera a sus clientes, en su mayoría automovilistas que se detienen a comprar banderas paras sus autos o rehiletes para sus hogares.

 

Los precios de los productos no subieron

Mariano forma parte de una familia que se dedica a la venta de productos de temporada, y asegura que en los últimos dos años no le ha ido muy bien por -la enfermedad- como él le llama al coronavirus.

Sin embargo, la familia tiene que comer y él no deja de trabajar, por lo que no pierde la esperanza de vender todo o casi todo lo que trajo en este sitio que le fue aprobado por la dirección de comercio municipal.

En cuanto a los precios, el hombre de pocas palabras dice que no subieron, pero tampoco bajaron en medio de la crisis económica generada por el confinamiento.

 

“Las banderas hay de 20, 30, 40, 60 y hasta de 150 pesos la más grandes, los rehiletes de 30 y 40 pesos son precios similares a los del año pasado”, indicó.

 

El tiempo de venta, Mariano vive en cuarto que renta por el tiempo que permanecerá en Coatzacoalcos, donde tiene que sacar para su comida diaria y cubrir sus necesidades.

 

Pocos comerciantes se instalaron este año en Coatza

Durante un recorrido por el malecón costero de la ciudad se logró observar solo a Mariano vendieron artículos patrios, ya que en este año muy pocos comerciantes decidieron venir a Coatzacoalcos de acuerdo con lo informado por la dirección de Comercio.

Algunos optaron por colocar sus puestos ambulantes afuera de los centros comerciales y puntos de mayor tránsito vehicular.

Antes de la pandemia, las calles de Coatzacoalcos se pintaban de verde blanco y rojo gracias a los vendedores, pues eran más de 30 los que solicitaban su permiso de venta.

Hoy en día menos de diez deambulan como Mariano con la firme esperanza de que las fiestas patrias contribuyan a sus bolsillos y puedan llevar dinero a sus hogares.