Es muy común que en celebraciones patronales, patrias o decembrinas se utilice pirotecnia para conmemorar cada fecha, pero lo que muchos no saben es que nuestras mascotas sufren cuando escuchan los estallidos de estos explosivos.


Es normal que nuestros ‘michis’ o ‘lomitos’ le teman a los ruidos fuertes, pues estos activan su sistema nervioso y producen una ola de sensaciones.

 

Según los datos que ofrece la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnista de la UNAM, el impacto auditivo que genera la pirotecnia es 100 veces mayor en los animales.


Una persona puede oír en un rango entre 20 Hz y 23 kHz; un perro, entre 60 Hz y 45 kHz, mientras que un gato, entre 45 Hz y 64 kHz. 


“Un gato, con un rango máximo de 64 kHz, puede escuchar lo que un ser humano no. La realidad es que los gatos son más sensibles que los perros a sonidos fuertes y los afectaría más”, menciona un experto del Centro Veterinario Integral Personalizado de Costa Rica

 

¿Qué podemos hacer para prevenir los efectos de la pirotecnia en las mascotas?

1.- Mantenlos protegidos dentro de tu hogar, nunca los dejes en áreas abiertas como terrazas o patios, pues en ocasiones, tienen a huir lo más lejos posible de los ruidos.

 

2.- No les pongas correas, podrían lastimarse o ahorcarse, en su desesperación de correr y esconderse.

 

3.- Cierra los accesos de sonido como puertas y ventanas para que no llegue muy fuerte el estruendo y puedes ponerles música o la televisión para entretenerlos.

 

4.-Distraelos, puedes jugar con ellos y consultar con tu veterinario sobre algún bocadillo que le pueda calmar el estrés.

5.- Mantén la calma, ya que puedes transmitirle tu estrés.

 

6.- Si te encuentras fuera de casa, debes tener en cuenta que algunos ‘lomitos’ podrían querer jugar con la pirotecnia, mantenlo lo más alejado posible pues esto le puede causar lesiones graves.


7.-Si tu mascota presenta un comportamiento incontrolable o alteraciones preocupantes, pide asesoría a tu veterinario de cabecera.