Pobladores de municipios indígenas en la Sierra del Totonacapan, en el norte de Veracruz, se dicen excluidos del censo federal para otorgar apoyos a damnificados por el huracán “Grace”, que azotó a la entidad el pasado 21 de agosto.


Matiana Sotero Gómez, Rosa Lorenzo García, Guadalupe Luna Salazar y Lázaro Tirzo Salazar, entre muchos otros, afirman que fueron miles los olvidados, aunque algunos perdieron sus cosechas y sufrieron afectaciones en sus viviendas.


Los ciudadanos piden al presidente, Andrés Manuel López Obrador, continuar con el recuento de daños en municipios como Mecatlán, en donde los brigadistas de la Secretaría del Bienestar no llegaron o no pudieron cubrir todas las localidades afectadas.


Igualmente pidieron ser considerados en los apoyos y que sus viviendas o cultivos afectados también sean incluídos. De acuerdo con el titular de la Secretaría del Bienestar, Javier May Rodríguez, a partir de esta semana comenzará a dispersarse la ayuda para los damnificados. 


El funcionario federal informó que en total 45 mil 318 viviendas de la entidad recibirán apoyos por 35 mil pesos para reconstrucción, así como para enseres domésticos.

De acuerdo con May Rodríguez también habrá beneficios de 4 mil 500 pesos a productores afectados en Hidalgo, Puebla y Veracruz, de los cuales 24 mil 137 son de la entidad veracruzana.


Debido a que fueron excluidos, pobladores de Mecatlán ya comenzaron a manifestarse, especialmente los lugareños de la comunidad de Rancho Alegre, quienes no fueron empadronados por la Secretaría del Bienestar.


El investigador y activista ambiental, Sergio Rivera Nasser, consideró que el censo federal falló en esta zona, atribuyendo que esta situación podría deberse a la falta de capacitación de los brigadistas y la dificultad de cubrir este territorio.


Añadió que, según pobladores de la zona, en algunos casos los trabajadores de la secretaría del Bienestar sí se presentaron en sus domicilios y les dijeron que no podrían incluirlos en el padrón debido a que ellos mismos repararon o “remendaron” sus techos.


“Al ver que ya habían reconstruido sus techos les comentaron que no podían ser incluidos, que debieron haber esperado a que los censaran, lo que ocasionó indignación porque en la zona continúan las lluvias”, explicó.


En opinión del activista, el Gobierno Federal debería de publicar la lista completa de beneficiarios por localidad, para que así cada ciudadano y vecino constate si están incluidos y verdaderamente reciban la ayuda.