"Es solo es una encarnación de pelo, es normal, se te pasará", fue lo que sus jefes le dijeron a José la vez que notó que el pelo de los animales que atendía en la veterinaria donde trabaja, le estaba causando molestias entre los dedos de la mano izquierda.

Después de algunos meses con ese "pequeño problema" como le decían, le fue causando cada vez más dolor y supurando, esto comenzó a asustar a José, quien le pidió a sus jefes que lo apoyaran con las consultas médicas y los antibióticos que pudiera necesitar para tratar la infección, ya que desde un inicio no le brindaron seguro médico.

Los médicos le dijeron que necesitaban limpiarle la parte afectada por la infección, por lo que tendrían que hacer una pequeña incisión quirúrgica, tras varios intentos fallidos de pedirles a sus jefes seguro médico para tratar esa lesión y otras tantas a las que está expuesto por convivir con animales, la respuesta de ellos siempre era con evasivas.

"Me operaron después de un año, porque al principio nomás me llevaron ellos con un médico y me dieron antibióticos, desinflamatorios y me dijeron que me iban a operar, pero nunca me operaron", dijo.

 

 

La cirugía que recibió José no fue en un hospital normal, fue en la misma veterinaria donde trabaja, sus jefes fueron quienes le realizaron ese procedimiento.

José asegura que aceptó debido a que el costo de la operación era elevado para su presupuesto, así como no podía darse el lujo de faltar a su trabajo, pues no cuenta con ningún otro apoyo para cubrir los gastos de recuperación.

"Si no trabajó un mes no puedo pagar mi renta (...), hubo un tiempo que me dijeron que me iban a dar seguro desde el año pasado, yo estaba contento, porque dije ya por fin, pero nada", aseguró.

Después de la operación el problema continuó, esta vez la cicatriz hizo que se formara un hueco entre su dedo anular y el de en medio, mientras que la infección siguió, por lo que él se sigue tratando la herida, la mayoría del tiempo se limpia con agua oxigenada.

 

PANDEMIA Y FALTA DE TRABAJO LO HA OBLIGADO A PERMANECER EN LA VETERINARIA

Hace cinco años comenzó a trabajar en la Veterinaria Roro, atendiendo a toda clase de animales, exponiéndose a mordidas, rasguños, en otra ocasión dice que se le dislocó un dedo mientras intentaba bañar a un perro.

Pese a que asegura que ya intentó buscar trabajo en otros sitios, la pandemia de la covid hizo que esto se volviera casi imposible y en los pocos lugares donde encuentra le pagan mucho menos de lo que gana en la veterinaria.

 

La desocupación laboral en pandemia aumentó en el primer trimestre del 2021, hubo una disminución de 1.6 millones de personas en la Población Económicamente Activa (PEA), al pasar de 57 millones a 55.4 millones, de acuerdo con el Instituto Mexicano de Estadística y Geografía (Inegi). 

 

MEXICANOS SIN SEGURIDAD SOCIAL SE ENFRENTAN A PANDEMIA

De acuerdo con el artículo 15 de la Ley Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) los patrones tienen como obligación inscribir a sus trabajadores a esta dependencia, para garantizarles el derecho a la seguridad social.

Como límite tienen 5 días hábiles para darlos de alta, así como el trabajador cuenta con  la protección desde el momento en que inicia su relación laboral, si no lo hacen son acreedores de una multa.

La Medición de Pobreza 2020 elaborada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), señala que a partir del 2020 aumentó el número de mexicanos que como José no cuentan con seguridad social.

 

El documento indica que en el 2018 había 20.1 millones de personas que no contaban con estos servicios, una cifra que incrementó a 35.7 millones el año pasado, cuando inició la pandemia de la covid.

Lo que significó un incremento de 12 puntos porcentuales, al pasar de 16.2 a 28.2 por ciento.

La Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2020, elaborada por el Inegi revelaron que en el 2020 las familias mexicanas incrementaron su gasto en salud en 40 por ciento.

Este es el caso de José, que pese a llevar cinco años trabajando en el mismo lugar sigue sin tener seguridad social, lo que lo convierte en un sector vulnerable, aunado a esto la pandemia y falta de trabajo lo obliga a permanecer en el mismo lugar pese a su lesión.