Con el objetivo de retomar el titulo de la Atenas Veracruzana, se busca restaurar y acondicionar la casa de Rafaela Murillo Pérez, Doña Falla, para habilitarla como espacio cultural.

 

La antigua casa se ubica en el callejón de La Calavera, a unos metros del parque Los Berros, está siendo restaurada para habilitarla como Casa Museo de la Música Veracruzana, creando un espacio de formación y difusión cultural.

 

El Ayuntamiento de Xalapa invierte cinco millones de pesos, para proteger el patrimonio cultural de los xalapeños, ya que el inmueble tiene una historia de 100 años y forma parte de la vida de cientos de veracruzanos.

 

Originaria de Tlacotalpan, Doña Falla, albergó a jóvenes que estudiaban en la Universidad Veracruzana, entre ellos Gobernadores, que se formaron en la máxima casa de estudios.

 

Rafaela Murillo de Barbero, fue una mujer altruista, nacida en Tlacotalpan, Veracruz, y que durante 53 años vivió en Xalapa, lugar que consideraba un “paisaje completo” por la armonía e integración de su arquitectura con el medio ambiente.

 

Murillo Pérez viuda de Barbero, cuidó y orientó, a lo largo de esos años, a muchachos y muchachas que hospedó y alimentó. Entre ellos figuran gobernadores, funcionarios, artistas, profesionistas; mucha gente que recuerda con cariño a esa gran mujer. Ella intervino ante el gobernador Agustín Acosta Lagunes para preservar el área verde, que años después se convirtió en el parque “Los Berros”.

 

Existía un proyecto para la construcción de un proyecto habitacional en ese lugar. Después de casi 20 años de abandono comenzamos su restauración integral de piso y techo, para difundir y exponer la historia de la Música Veracruzana, y que sus instalaciones permitan formar y potenciar el talento musical de las nuevas generaciones. Se conformará un patronato en el que van a incorporar al Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC) o la UV, y por otro, figuras importantes del sector privado, para cuidar que este espacio cumpla su propósito.

 

María Esther Mandujano, funcionaria municipal, expresó que después de un diagnóstico exhaustivo, se determinó que la casa se encontraba en muy malas condiciones- “La intención es restaurarla y conservar toda su fisionomía. Toda la forma exterior de las fachadas, baños, así como la partida arquitectónica de la casa, todo se conserva íntegro, respecto de la casa principal”.

 

El terreno cuenta con una extensión de mil 446 metros cuadrados, y en una primera etapa sólo se intervendrá la mitad, que involucra la casa principal, así como la contigua y un espacio abierto en la parte de atrás.

 

El inmueble operará como un museo temático en el que se mostrará una viñeta de la vida de las familias que habitaron la zona a principios del siglo XX, y en donde se podrán realizar exposiciones temporales y conferencias relacionadas con la promoción del patrimonio cultural de la ciudad.

 

En el espacio del patio, detalló, se habilitará una plazoleta para instalar una serie de módulos destinados a la impartición de talleres para la promoción de la cultura y las artes regionales, con énfasis en la música tradicional del son jarocho y huasteco.

 

También, será importante la incorporación de actividades relacionadas con la conservación y preservación del patrimonio natural, a través de los lenguajes artísticos tradicionales y contemporáneos. La casa adjunta se construirá una cafetería y desde la plazoleta se podrá admirar la fachada lateral.