La dirigente de Fuerza por México en Veracruz, Jacqueline García Hernández, denunció que el líder nacional del partido, Gerardo Islas Maldonado, la obligó a presentar su renuncia al cargo “por ser mujer”.

De acuerdo con Jacqueline García, Gerardo Islas le argumentó que su renuncia era necesaria, ya que “por mi condición de mujer” no le garantizaba la reestructuración del partido en el estado de Veracruz.

 

 

También denunció públicamente al secretario general de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (Catem), el senador Pedro Haces Barba, por amenazarla y decirle que ya no era momento de que una mujer siguiera al frente del partido en Veracruz.

Según Jacqueline García Hernández, presentará una queja por violencia política de género en contra de Gerardo Islas Maldonado y de Pedro Haces Barba, a quienes acusó de amenazarla y de obligarla a renunciar a su cargo sin tacto ni argumentos.

 

“Que era una incompetente, que debía agradecer que no me habían corrido antes del partido, que era un mundo de hombres y que debía firmar mi renuncia”, acusó la exdiputada.

 

Ante las acusaciones, Gerardo Islas Maldonado dijo que la dirigencia de Jacqueline García solo era un interinato y que Eduardo Yunes Vega regresaría a la presidencia de Fuerza por México en Veracruz.

 

 

Jacqueline García Hernández fue presentada como dirigente interina de Fuerza Por México en Veracruz el pasado 24 de abril tras su militancia anterior en otros cinco partidos: el PRI, Nueva Alianza, Redes Sociales Progresistas y Morena.

Sus acusaciones se dieron luego de poco más de tres meses de las pasadas elecciones intermedias del 6 de junio, en las que Fuerza por México se convirtió en el partido recién creado con más alcaldías obtenidas: siete, bajo la dirigencia de García Hernández.