Enfermeros que participan en la vacunación contra la covid-19 en los municipios del puerto de Veracruz, Boca del Río y Medellín de Bravo, denunciaron que son sometidos a jornadas que exceden las 15 horas de trabajo al día.

De acuerdo con personal de la Jurisdicción Sanitaria Número 8, los enfermeros llegan a las seis de la mañana a los módulos de vacunación y se retiran alrededor de las ocho de la noche, es decir, dos horas después del cierre de las sedes al público.

 

“Son muchísimas horas y todavía no nos quieren pagar los tiempos extras”, dijo un trabajador.

 

El trabajador de la Secretaría de Salud denunció que cada uno de los enfermeros aplica entre 300 y 400 dosis diarias de vacunas contra la covid-19, por lo que la mayoría de las jornadas no tienen tiempo ni para comer.

 

 

Según el hombre, las condiciones a los que los somete tanto la Secretaría de Salud como la Secretaría del Bienestar los hacen propensos a cometer errores como el de su compañera Bety, acusada de simular que aplicó la vacuna a una mujer en el estadio Luis “Pirata” Fuente.

 

“La imagen que tiene la población es que la compañera es la mala, pero no saben lo que puede haber atrás: cansancio, prácticamente todo el día parado, la comida en raciones muy pequeñas, de mala calidad”, comentó.

 

Los enfermeros de la zona metropolitana trabajan bajo protesta con un moño azul que representa la frase “Todos Somos Bety”, enfermera que fue denunciada penalmente tras ser acusada de simular la vacunación.

Sus compañeros afirmaron que la denuncia fue hecha por el gobierno del estado, pues la persona que la grabó el pasado 4 de septiembre desistió de emprender acciones contra la enfermera luego de que finalmente recibió la dosis.

 

“La afectada, después de que salió del ‘Pirata’ Fuente en el momento en que la vacunaron dijo que ella no quería afectar a la compañera que cometió el error”, señaló.

 

Otra enfermera denunció que el presunto error de la enfermera Bety se debió a las “malas condiciones” en las que se tiene trabajando al personal de salud en las jornadas de vacunación contra la covid.

 

“No podemos estar 14 o 16 horas paradas, parados, vacunando sin parar, sin alimentación, sin agua, sin nada, todo eso lo queremos exponer”.

 

La inconformidad se hizo visible en el módulo de vacunación de la localidad de El Tejar, en Medellín de Bravo, donde personal de salud colocó una lona en la que recriminó que carecen de equipo de protección personal que ellos mismos compran.