Veracruz, Ver.- A los 13 años José Antonio llegó a la Casa Hogar Calasanz, como algunos de sus compañeros provenía de un ambiente familiar violento, había llegado de Acapulco junto con su tía para comenzar una nueva vida.

Debido a problemas legales y económicos su tía no pudo quedarse con la custodia del entonces menor. Tras 10 años de estadía en la casa hogar el joven de 24 logró terminar la licenciatura en Comunicación.

José terminó sus estudios con las becas y el apoyo que el personal de la casa gestiona para que los chicos que llegan logren concluir la escuela.

Actualmente, es quien maneja la página web donde crearon la campaña #YOLEENTRO, pues derivado de la pandemia de la covid las donaciones y ventas que tenían para recaudar dinero para el mantenimiento del lugar se redujo considerablemente.

 

Entre carencias, José Antonio concluyó universidad en casa hogar

 

"Se hizo una pequeña campaña o colecta para recaudar fondos económicos y ciertos servicios o conseguir ingresos para cubrir ciertas necesidades", dijo José Antonio.

 

 

La pandemia de la covid vino a recrudecer la situación para los 11 menores que habitan la casa, así como para el personal administrativo que ha tenido que ajustarse a las nuevas condiciones económicas que atraviesan.

 

"Antes de la pandemia solíamos elaborar galletas y salíamos a vender los fines de semana en las iglesias y con eso pues sacábamos un dinero para poder hacer frente a los gastos que se generan con la movilidad porque todos están en la escuela", dijo el padre Javier Allestrin encargado de la casa hogar.

 

Son alrededor de 60 mil pesos mensuales que se gastan en la manutención de los chicos y de la casa, ellos se encuentran cursando primaria, secundaria, preparatoria y universidad.

 

 

Antes de la emergencia sanitaria ya contaban con limitaciones económicas, por lo que tenían que implementar estrategias para la obtención de dinero, como crear huertos donde cosechaban sus propios alimentos, así como criar cerdos, pollos y conejos.

 

"Teníamos una cierta normalidad, actividades prioritarias para la casa hogar, para nuestro sustento del día a día, el trabajo colaborativo con la huerta, los animales, por ejemplo, por poner un caso para el tema del alimento de los animales íbamos al Malibrán y traer los restos de verduras, desafortunadamente tuvimos que cerrar el tema por un tiempo", contó Javier Gómez Lunas, administrador de la casa.

 

EN PANDEMIA, LLEGARON MÁS MENORES POR VIOLENCIA FAMILIAR

En lo que va de la pandemia se integraron cuatro menores, dos de ellos provenientes de otras casas hogares, mientras que los otros llegaron por algún tipo de violencia familiar o porque sus tutores no podían mantenerlos, aseguró el padre Javier Allestrin.

 

 

De acuerdo a datos de la Secretaría de Gobierno la pandemia aumentó la violencia infantil hasta 24 por ciento.

Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos HumanosPoblación y Migración, señaló que las condiciones de confinamiento, restricción de movilidad y suspensión de clases generó afectaciones en los niños y niñas del país.

 

"Casi el 76 por ciento de estas lesiones ocurrieron dentro del hogar, el 73 por ciento de los casos la persona responsable de la agresión tenía algún parentesco con la víctima, el 81.6 por ciento de las víctimas fueron niñas y jóvenes adolescentes", agregó Alejandro Encinas.

 

 

Indicó que en el primer semestre de 2021 se registraron 129 mil 020 carpetas de investigación por violencia familiar.

Es por esta razón que el personal de La Casa Hogar Calasanz sigue brindando ayuda a los menores que tuvieron que pasar por algún tipo de violencia, pese a las limitaciones con las que viven Javier Allestrin señala que no pueden cerrar la casa.

Ponen a disposición el número de cuenta 1456 3779 0201 con clave interbancaria 0308 4990 0006 246209 para las personas que deseen donar artículos de limpieza, comida o económicamente.