“Que sea lo que Dios quiera”: narran pasajeros momentos de la carambola
”No llevo frenos”: pasajeros narran momentos previos a la carambola
Autobús se quedó sin frenos e impactó a otros siete que circulaban sobre el boulevard Xalapa-Banderilla
Carlos Caiceros
“El chofer no nos dijo nada hasta que nos estampamos y empezó a incendiarse”, recuerda una de las pasajeras que este martes viajaba en el vehículo que se quedó sin frenos y arroyó al menos a siete vehículos, causando la muerte de dos personas, según el saldo preliminar.


Iraís, originaria de Piedra de Agua municipio de Jilotepec, quien junto a otros pasajeros rompió con ayuda de los transeúntes y otros pasajeros los vidrios de las ventanas para escapar del siniestro, explicó que habían ido a San Martín Texmelucan, Puebla, a donde fueron de compras cuando ocurrió el accidente.


Narró que se dieron cuenta que el vehículo buscaba las rampas de frenado pero no les dijo en ningún momento que se había quedado sin frenos; cuando por fin pudo disminuir la velocidad, fue cuando impactó a los otros vehículos: “nos quedamos sin frenos”, les dijo.


“Salimos por la ventana, nos ayudaron personas que estaban en el camellón, empezaron a aventar piedras y nosotros empezamos a golpear y patear los vidrios. Se empezó a incendiar el camión y la gente se empezó a asustar aún más”.


Las 28 personas a bordo entraron en pánico cuando el humo invadió el interior del vehículo y más al corroborar que el autobús no tenía extintor y el martillo ni siquiera servía.


Visiblemente nerviosa, Claudia Zárate no pudo pensar en otra cosa que abrazar a su hija y esperar a que ocurriera “lo que Dios quiera”.


“Sentimos el impacto que tuvo con el coche y se vino derrapando un tramo, nos empezó a dar miedo cuando empezó a arder, dijo.

La mujer, que iba en el segundo asiento del autobús dijo también que el chofer no informó acerca de las condiciones del vehículo hasta que ya se estaba desarrollando la carambola.


Después del incidente y que lograron salir del camión, los pasajeros informaron que le perdieron la pista al conductor.


Roselia Landa, por su parte, sostuvo que constantemente viaja en estos autobuses que hacen viajes para compras, aunque también evidenció que ni siquiera saben el nombre de la empresa que está a cargo.


Evidenció que el servicio es prestado por un particular “es un solo carro no es una empresa grande”.